Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




4.5.07

 

«Me dijeron que las fotos de la mochila de Vallecas no existían»

 

04-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

«Me dijeron que las fotos de la mochila de Vallecas no existían»

Un policía afirma que los Tedax se hicieron cargo del carrete, pero que luego le negaron su existencia

MANUEL MARRACO

MADRID.- Al comisario que fue al parque Azorín para fotografiar la mochila de Vallecas le dijeron que esas fotografías «no existían». Un miembro de la Brigada Provincial de la Policía Científica explicó que en la madrugada del día 12 le pidieron que fuera con urgencia al parque donde los Tedax acababan de trasladar el artefacto. Su misión era fotografiarlo antes y después de la desactivación, pero no lo hizo. Fue un tedax el que, por si había alguna trampa que pudiera activarse con el flash, se acercó con la cámara al explosivo. El testigo confirmó que las fotos se habían hecho: aseguró haber visto los destellos.


Tampoco tras la desactivación pudo tomar imágenes. «Vimos la bolsa, pero no nos dejaron hacerle fotos. Nos dijeron que nuestra presencia no era necesaria y no nos dieron una explicación». El carrete, además, quedó en manos de los Tedax «para que el revelado fuera más rápido». El resultado, sin embargo, no ha llegado al sumario, donde no hay ninguna imagen de la bolsa antes de la desactivación. El comisario preguntó días más tarde por el carrete. «Me dijeron siempre que no existía». (.../...)


El siguiente testigo en declarar también lo hizo en relación a la mochila. Se trata del comisario Rodolfo Ruiz, responsable de la comisaría en la que apareció el artefacto -Puente de Vallecas-, luego ascendido a jefe de la Brigada Provincial de Madrid y finalmente condenado por detención ilegal en el caso Bono.

Por lo declarado ayer, su intervención en la recogida de objetos de El Pozo y su posterior periplo por Madrid «fue mínima, casi inexistente». Explicó que no llegó a saber quién había dado la orden de que los bultos se trasladaran al Ifema, en contra de las instrucciones dadas por la juez de guardia.

«Cuando estaban descargando los bultos en comisaría debió de llegar una orden de la superioridad de que todos los objetos del atentado se trasladaran a Ifema. Por la tarde la juez volvió a la estación y preguntó por las bolsas. Le dijeron que habían ido a Ifema y ella dijo que no, que se enviaran a la comisaría de Puente de Vallecas».

Tras la desactivación de la mochila, otros dos hitos de la investigación fueron la localización de la casa de Morata y del piso de Leganés. Ambos mérito del comisario Rafael Gómez Menor, a juzgar por su declaración de ayer. A la primera llegó rastreando durante días los registros de la propiedad en busca de nombres árabes. A Leganés llegó porque reconoció un número de teléfono que relacionó con Said Berraj, al que había investigado por su relación con Abu Dahdah.

Gómez Menor declaró «con un detalle considerable», en palabras del presidente. Tuvo oportunidad de recrear el momento en el que informó a sus superiores del hallazgo de Leganés. «'Mira, acabo de descubrir el piso de seguridad de los terroristas', dije. La interjección de mi superior no la voy a repetir...».

También compareció ayer ante el tribunal el socialista asturiano Fernando Huarte, que mantuvo contactos en prisión con Abdelkrim Bensmail, al que Allekema Lamari envió dinero hasta su suicidio en Leganés. Él no sabía nada de eso, dijo, y explicó que, como presidente de una asociación propalestina sólo le pasó unas revistas y le ayudó a pagar el dentista. Negó que trabajara para ningún organismo de Seguridad.


Etiquetas: ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?