Peritos del 11-M pedirán la exhumación de cadáveres para analizar el explosivo

02-05-07





JUICIO POR UNA MASACRE
Dicen que, como las víctimas directas no tienen ningún tipo de contaminación, analizar sus cuerpos, «aunque será muy duro y fuerte», es la manera de saber qué explosivo utilizaron los terroristas

Peritos del 11-M pedirán la exhumación de cadáveres para analizar el explosivo

«Aunque sea muy duro y fuerte, es de las pocas soluciones que nos quedan para que todos sepamos qué utilizaron los terroristas en los trenes de la muerte», asegura uno de los expertos.

ANTONIO RUBIO

MADRID.- Los peritos que representan a parte de las acusaciones y defensas van a pedir en los próximos días al tribunal que juzga el 11-M la posibilidad de exhumar algunos cadáveres. El fin es obtener nuevas muestras para poder analizar y determinar qué tipo de explosivo fue empleado en los atentados por los terroristas islamistas.


La petición parece sorprendente, pero uno de los técnicos que están llevando a cabo la pericia ha explicado a EL MUNDO que los errores cometidos por los Tedax en la recogida y el análisis de las pruebas, junto con la falta de muestras para seguir estudiando los componentes de los explosivos y los enfrentamientos entre los diferentes grupos de peritos (oficiales y de parte), no posibilitan otra salida. (.../...)

Y esa salida, según los peritos, consiste en buscar nuevas muestras, que sólo se pueden conseguir de una forma: «Exhumando cadáveres para así poder analizar y saber definitivamente qué tipo de explosivos utilizaron los terroristas islamistas en los trenes de la muerte. Es muy duro, pero es una de las pocas soluciones que nos quedan».

Ese mismo grupo de peritos descubrió, entre otras cosas, que en las muestras recogidas en los focos de las explosiones existían restos de DNT (dinitrotolueno) y nitroglicerina y que los expertos oficiales no habían logrado detectarlas después de más de tres años de trabajo.

Hay que recordar que el DNT y la nitroglicerina son componentes de la Goma2 EC y del Tytadin y no de la Goma 2 ECO, explosivo que, según la versión oficial, se utilizó en los atentados del 11-M.

Por todas esas circunstancias, los peritos propuestos por las partes están decididos a pedir nuevas pruebas al presidente del tribunal, el magistrado Javier Gómez Bermúdez. Una de esas peticiones será la exhumación de los cadáveres.

Los técnicos civiles están cansados de las «supuestas manipulaciones» por parte de un sector de los peritos oficiales y, según han manifestado a EL MUNDO, están decididos a llegar hasta el final para saber la verdad: «Las víctimas directas de las explosiones no pueden tener ningún tipo de contaminación y, aunque será muy duro y fuerte, es de las pocas soluciones que nos quedan para que todos sepamos cuál fue el explosivo utilizado por lo terroristas en los trenes de la muerte».

Para decidir esas y otras cuestiones se van a reunir mañana todos los peritos. También está previsto que el informe final que los peritos tienen que presentar al tribunal que juzga el 11-M esté definitivamente acabado el día 6 de mayo.

EL MUNDO ha sabido que, en principio, los ocho peritos (cuatro independientes designados por las partes que intervienen en el juicio y cuatro oficiales) están dispuestos a firmar un documento conjunto sobre la metodología empleada en el laboratorio para obtener los últimos resultados. En ese informe sólo se detallará lo que se ha encontrado y cómo se ha encontrado.

Dos probables informes

El enfrentamiento entre las partes técnicas radica en las conclusiones. Lo más probable es que el tribunal reciba dos informes: uno firmado por los peritos designados por las partes -representantes de las acusaciones y de las defensas- y otro por los de la Policía.

Los dos peritos de la Guardia Civil, de momento, consideran que ellos no deben firmar ningún informe de conclusiones y quieren certificar sólo el informe sobre la metodología. Es decir, la Guardia Civil no apoya a la Policía pero tampoco la desmiente, y así se queda al margen de toda conclusión final.

Este periódico también ha conocido que los técnicos de la Guardia Civil ven demasiados puntos oscuros en los análisis realizados por los Tedax después de los atentados, en la recogida de muestras en los focos de las explosiones y en la cadena de custodia de las pruebas.

Por ese mismo motivo, y por otras incógnitas que han surgido tras las declaraciones realizadas por los técnicos policiales durante el juicio del 11-M, los peritos propuestos por las partes también están dispuestos a pedir al tribunal que se investigue «la cadena de custodia» de las pruebas recogidas tras los atentados. Los técnicos civiles y los de la Guardia Civil quieren saber cómo se recogieron y cómo llegaron las muestras al laboratorio de la Policía Científica.

Se da la circunstancia de que los técnicos oficiales, dirigidos por el jefe del laboratorio de la Policía Científica, sustentan el sorprendente hallazgo de DNT y nitroglicerina en las muestras en un simple fenómeno de contaminación. Alfonso Vega, funcionario policial y jefe de la pericia, primero dijo que el DNT procedía de una contaminación en fábrica porque durante un tiempo la Unión Española de Explosivos (UEE) utilizó las mismas amasadoras para la fabricación de cartuchos de Goma2 ECO y Goma2 EC. Poco después se demostró que esa teoría no tenía base científica.

Respecto a la nitroglicerina localizada en la muestra M-1 -restos de polvo de extintor-, el jefe del laboratorio también argumentó que se había producido otra contaminación. En esta ocasión la culpable de la contaminación era la bolsa de plástico -polietileno- que guardaba la muestra, que según Alfonso Vega era porosa [ver EL MUNDO del pasado 16 de abril].

De nuevo la teoría de ese funcionario policial se ha venido abajo cuando han llegado hasta el laboratorio de la Policía Científica los informes de los fabricantes de bolsas que rechazan, rotundamente, esa hipótesis. Sin embargo, y a pesar de los informes negativos sobre la porosidad de las bolsas de plástico por parte de los fabricantes, Alfonso Vega continúa calentando las bolsas de polietileno en el laboratorio de la Policía Científica con la esperanza de que en alguna de ellas se produzca el milagro.

El jefe del laboratorio de la Policía Científica y director de la pericia se ha quedado sin argumentos para mantener la teoría de la contaminación y poder explicar cómo y por qué existe DNT y nitroglicerina en algunas de las pruebas recogidas en los focos de las explosiones. Esos dos componentes no forman parte de la Goma 2 ECO, explosivo utilizado por los terroristas según el juez Juan del Olmo y la fiscal Olga Sánchez.

Tampoco puede explicar Alfonso Vega, de manera científica, que esos descubrimientos -DNT y nitroglicerina- se hayan producido después de tres años y que, curiosamente, el descubrimiento corriera a cargo de los nuevos técnicos propuestos por las partes cuando se incorporaron.

El 13 de febrero los peritos entregaron su primer informe preliminar al tribunal del 11-M y en él ya establecían las claras diferencias que había entre las dos partes de la pericia, la oficial y la civil. La oficial pretendió introducir en el informe una serie de conceptos generales para definir algunos análisis químicos y la civil se opuso de forma rotunda y aclaró: «Sólo se pueden reflejar cosas o elementos concretos. Todo lo demás induce a una interpretación que puede ser errónea».

Un mes y medio después, la situación entre las diferentes partes no ha cambiado. Incluso se puede decir que ha ido a peor después de que se descubrieran restos de DNT y nitroglicerina en las muestras y que Vega y sus hombres intentaran desprestigiar esos resultados con la teoría de la contaminación.

Por todas esas cuestiones sin resolver, los peritos propuestos por las partes van a solicitar al tribunal que autorice la búsqueda de nuevas muestras y que, en caso de que no se localicen, se disponga la exhumación de algunos cadáveres. Esos peritos y los de la Guardia Civil también quieren que se investigue la cadena de custodia.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma