Cuando rectificar no es oportuno

11-12-06



Cuando rectificar no es oportuno


Margarita Robles desmiente a José Blanco, quien le adjudicó a ella el 'chivatazo'
CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

MADRID.- El 15 de junio de 2004 me presenté, como habíamos acordado, a las 11.15 de la mañana en la planta tercera del edificio anexo al Congreso de los Diputados, donde tenía su despacho el diputado y secretario de Organización del PSOE, José Blanco. El motivo de la entrevista era recabar datos sobre el atentado del 11 de marzo para el libro que estaba preparando.


Blanco me contó con mucho detalle su febril actividad durante ese día y en los posteriores hasta el 14 de marzo. Al comenzar el relato de la cena que tuvo lugar en el restaurante La Hacienda, en la noche del 12 de marzo, hizo pasar a su despacho a Oscar López, que se encontraba allí esa mañana, para contrastar con él algunos detalles de la misma.
(.../...)

Fue entonces cuando Blanco me contó que Margarita Robles le había llamado durante esa cena para contarle que había hablado con la juez Levert y ésta, a su vez, le había dicho que al día siguiente se iban a producir las detenciones de islamistas.

A mí me pareció un tanto extraño que Robles hablara con Levert, dado que, durante su etapa como secretaria de Estado, sus relaciones con la juez francesa no habían sido precisamente fluidas. Robles trató incluso de prescindir de los servicios del agente secreto Angel Guerrero Lucas, hombre de confianza de Vera y su enlace con Francia. Sin embargo, di esa información por buena, dado que la fuente no podía ser más directa.

Esa revelación de Blanco la incluí en mi libro La Venganza y, después de su publicación, EL MUNDO hizo mención a la misma. Posteriormente, Blanco desmintió a un grupo de periodistas el contenido de la conversación con Margarita Robles, pero a mí nunca me llamó para aclararme el asunto. Ni siquiera pidió una rectificación al periódico.

Robles llamó a EL MUNDO para negar que ella hubiera hablado con Levert, pero no pudo contactar conmigo. Así que hubo de pasar mucho tiempo hasta que, por fin, el pasado mes de noviembre, durante un acto organizado por el periódico, tuve ocasión de hablar con ella con tranquilidad sobre ese malentendido.

Robles me confirmó que, en efecto, había llamado a Blanco en la noche del 12 de marzo de 2004, pero que ella no había hablado con la juez Levert, sino con personas ligadas a la izquierda abertzale. Sin embargo, alguien sí que habló con Levert y fue precisamente Rafael Vera, como el propio Blanco le había confesado a ella misma.

¿Se confundió Blanco cuando atribuyó en su conversación conmigo a Robles lo dicho realmente por Vera? En todo caso, una rectificación tal vez le hubiera obligado a revelar el nombre del auténtico informador, lo que, al parecer, no le resulta cómodo al Partido Socialista.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma