«¡Pero si todo esto ya os lo había dicho!»

08-03-07



TESTIMONIO DEL CONFIDENTE POLICIAL 'CARTAGENA'

«¡Pero si todo esto ya os lo había dicho!»


Gómez-Bermúdez.- ¿Jura o promete decir verdad?


'Cartagena'.- Juro. [...].

Olga Sánchez (fiscal).- ¿Qué relación tuvo con El Tunecino, Maimouni, Larbi y El Egipcio?

C.- Cuando la UCIE me obligó a colaborar con ellos, empecé a acercarme y a informar sobre ellos. [...].

O. S.- Usted declara varias veces en el Juzgado ¿Siempre le decía la Policía lo que tenía que declarar?

C.- Todas las veces que he ido a declarar a la Audiencia, hemos tenido reuniones para que me dijeran cómo tenía que decir las cosas. [...].

(.../...)

O. S.- ¿Mantuvo una entrevista con un medio a la par que mandaba una carta desdiciéndose de sus declaraciones en la Audiencia?

C.- Eso no es cierto. Si alguien lo demuestra, cortaría mi cabeza. [...].

O. S.- En las notas de la UCIE consta que le piden que informe sobre un locutorio de Lavapiés. Usted da el nombre de Jamal Zougam.

C.- Yo nunca he sabido que existía alguien llamado Jamal Zougam. Esos informes han sido revisados por ellos, redactados de nuevo y copiados por mí otra vez. Han metido y quitado lo que han querido. [...].

José María de Pablos (letrado de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M).- Ha contado usted una ocasión en la que sigue a El Tunecino y a Said Berraj en una moto ¿Qué es exactamente lo que vio?

C.- Una vez que yo estaba en Atocha con mi moto, vi a Serhane y a Berraj en otra moto. Yo ya no informaba a la UCIE. Les seguí y me llamó mucho la atención cuando cogen la calle que yo cogía siempre para reunirme con la UCIE. Y resulta que la moto de Berraj se para justo en la cafetería donde yo me reunía con los agentes. Entraron, yo esperé dos minutos y entré también, con el casco puesto. Encuentro a El Tunecino ya sentado con el agente de la UCIE con el que yo me veía. Estaban hablando con tranquilidad, ni estaba detenido ni lo estaban interrogando. Y [había] otro agente de pie, leyendo una revista. Como sabéis, los VIPS tienen una librería. Y Said Berraj, desaparecido. Cuando me volví a ver con agentes de la UCIE, dije: «¿No crees que El Tunecino trabaja para algún servicio?». No les gustó.

J. M. P.- ¿En qué VIPS sucedió?

C.- Cerca de metro Colombia.

J. M. P.- ¿Conoció a Jamal Ahmidan [El Chino]?

C.- Sí. Drogadicto, ladrón... Nada que ver con la religiosidad. [...].

J. M. P.- ¿En qué consistió [la última cena con El Tunecino]?

C.- Fue una reunión muy extraordinaria. Lo primero que pidió fue que apagáramos todos los móviles, y comprobó teléfono por teléfono. Recitó un poco el Corán y dijo: «Lo que queremos son mártires. No preparar gente para llevarla a Afganistán o a Chechenia. Mártires que estén dispuestos donde estén. Si viven en España, que estén preparados en España. ¿Quién está preparado?». Todo el mundo levantó la mano.

J. M. P.- ¿Cree que el grupo tenía capacidad económica para llevar a cabo el atentado sin ayuda exterior?

C.- Ninguna. Algunos de ellos no tenían ni para gasolina.

J. M. P.- ¿Comunicó a la UCIE el contenido de esa reunión?

C.- Sí. Fue la primera vez que me di cuenta de que algo fallaba. Cuando pasa lo de la cena, llamé un viernes y les dije: «Es muy importante». Contestaron que ellos no trabajaban el fin de semana. El lunes nos encontramos y se lo cuento todo. Me dijeron: «Vete a tu casa y no vuelvas a reunirte con ese grupo». [...].

J. M. P.- En el escrito que presenta en la Audiencia el 1 de diciembre de 2006, dice usted que «la UCIE me prohibió mencionar ante el juez la relación ETA-islamistas, aunque les informé sobre el tema en varias ocasiones» ¿Qué relaciones entre ETA e islamistas conocía usted?

C.- Yo creo que ninguna. Pequeñas cosas, como un encuentro entre Saif Berraj, Mustafa Rifi y yo. Estuvimos hablando de si se podía pedir ayuda a los no musulmanes. Uno de ellos opinó y dijo, «claro, por ejemplo a ETA. Si pedimos ayuda a ETA, no es que nos vayan a hacer un favor. Ellos nos venderían los explosivos, se beneficiarían económicamente, y si les decimos que vamos a atentar en un sitio que a ellos les interesa, estarían muy alegres, porque van a conseguir su objetivo sin mancharse las manos». [...].

J. M. P.- Habla de una relación entre Mohamed Achraf y [el etarra] Rego Vidal ¿En qué consistía?

C.- Coincidieron en la cárcel. [Achraf] me dijo que le había facilitado números de miembros de ETA. Y que le había comunicado que, si necesitaba ayuda, no dudase en llamar a esas personas [...].

J. M. P.- ¿Puede relatar todo lo que le ocurre el 3 de abril?

C.- Me llamaron el 2 de abril por la noche. A las 7.00 horas vinieron unos agentes. Me dijeron: «Te vamos a llevar a Madrid urgentemente». Tardamos dos horas y media desde Almería. [...]. Nos reunimos en el parque Juan Carlos I con un comisario. Me empezaron a preguntar por el grupo de El Tunecino. Yo decía: «¡Pero si todo esto ya os lo había dicho!». El supuesto comisario se levantó, y le oí decir: «Como este moro hable, la hemos cagado. [...]. Serían las 12.15 horas. Querían que fuese al piso de Leganés [...]. Hubieran muerto ocho.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma