Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




21.10.06

 

Ramírez reconoce que firmó como autor unos análisis que nunca hizo

 

21-10-06



LA JUEZ MANTIENE COMO IMPUTADO AL JEFE DE LOS PERITOS QUE VINCULARON ETA Y 11-M

Ramírez reconoce que firmó como autor unos análisis que nunca hizo



El jefe de sección de la Policía Científica revela a la magistrada Gemma Gallego que antes de eliminar las referencias a ETA lo consultó con el secretario general de la
unidad, Pedro Mélida

MARIA PERAL

MADRID.- Francisco Ramírez, jefe de los tres peritos de la Policía Científica que hicieron referencia a ETA en un informe sobre el 11-M, admitió ayer durante su declaración como imputado ante la juez Gemma Gallego que no realizó ninguna de las pruebas analíticas que se indican en el dictamen enviado al magistrado Juan del Olmo.

En ese documento oficial, Ramírez asegura que «se hizo cargo» de las muestras de ácido bórico (1,3 kilos) hallado en casa de Hasan Haski, procesado como inductor del 11-M, y «procedió a utilizar las siguientes técnicas analíticas:...», lo que, en realidad, hicieron Manuel Escribano, Isabel López y Pedro Manrique.
(.../...)
Los peritos Escribano, López y Manrique incluyeron en su informe sobre Haski unas observaciones para destacar que ese mismo tipo de ácido apareció en un piso franco de ETA desmantelado en Salamanca en 2001 y, dos años antes, en la vivienda de un joven antisistema acusado de volar cajeros automáticos.

El jefe de sección Francisco Ramírez eliminó esas observaciones, que, por tanto, no pudieron ser conocidas ni valoradas por el juez Del Olmo, instructor del sumario del 11-M.

Preguntado ayer por la titular del Juzgado de Instrucción número 35, Gemma Gallego, por qué actuó así, Ramírez explicó que tras recibir las muestras de ácido bórico él asignó el dictamen a Escribano, que lo realizó con su equipo.

Cuando se lo entregaron, lo leyó y se dio cuenta de que contenía «apreciaciones personales» que podían generar confusión y que no se ajustaban a las normas de control de calidad existentes en la Comisaría General de Policía Científica.

Ramírez desveló a la juez que, en ese momento, hizo una consulta con un superior -el secretario general, Pedro Luis Mélida-, quien también consideró que el informe debía ser modificado.

El jefe de sección pidió a los peritos que cambiaran el dictamen, a lo que se negaron.

Aseguró que también les ofreció hacer constar sus observaciones en una minuta (documento interno) dirigida a la Comisaría General de Información, si de lo que se trataba era de advertir que podía seguirse una línea de investigación por esa vía. Los peritos indicaron que ellos querían que esas observaciones figuraran en el propio informe pericial.

Entonces Ramírez se reasignó a sí mismo la pericia que, en contra de lo que exige la ley, sólo lleva una firma, la suya. Aunque el documento finaliza con una alusión a la «rúbrica de los firmantes», únicamente figura la de Ramírez. Al ser preguntado por esta discrepancia, el funcionario contestó que no quiso comprometer a ningún otro perito del laboratorio.

Durante un «respetuoso» y «exhaustivo» interrogatorio -según lo describieron fuentes de la defensa- que duró algo menos de tres horas, Gallego preguntó a Ramírez por otras diferencias entre el informe original elaborado por los peritos y el dictamen que finalmente se envió, a través de la Comisaría General de Información, al juez del 11-M.

En el primer documento, Escribano, López y Manrique certifican que han realizado ocho pruebas para determinar que se trata de ácido bórico, además de un «estudio bibliográfico». En el informe remitido a la autoridad judicial, Ramírez suprime dos de esas pruebas (los ensayos a la llama y la formación del éster metilbórico) y elimina el «estudio bibliográfico», que es el que permite a Escribano, a través de las fichas que guarda, recordar los casos precedentes de terrorismo en los que se halló la misma sustancia.

Sobre esta diferencia, Ramírez apuntó que para ese tipo de análisis hubieran bastado dos o tres pruebas y que el resto no eran relevantes para determinar de qué sustancia se trataba, por lo que no consideró trascendente su supresión.

El jefe de sección admitió, no obstante, que él no hizo ninguna prueba, aunque lo certificara así en el documento oficial remitido al juez Del Olmo. Manifestó que él «asumió el resultado» de los análisis efectuados por Escribano, López y Manrique porque eran correctos, fueron realizados por peritos competentes y con las técnicas adecuadas.

Cuando se le preguntó por la alteración del sobre en el que se refleja a qué perito se asigna el estudio, el jefe de sección dijo no recordar quién sustituyó el nombre de Escribano por el suyo. La juez hizo que se le mostrara el sobre y Ramírez acabó reconociendo que lo hizo él y que era su letra.

Francisco Ramírez salió del Juzgado manteniendo la condición de imputado con la que entró a declarar. No se trata de una imputación judicial (esto es, Gallego no ha dictado ningún auto atribuyendo al funcionario una conducta delictiva), sino una imputación formal derivada del hecho de que Ramírez está denunciado por falsedad documental por la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M.

Fuentes jurídicas indicaron que otros mandos policiales, y en concreto Mélida, tendrán que acudir a declarar a la Plaza de Castilla también como imputados.

Comentarios:
Lo que está ocurriendo, a ojos de cualquier ciudadano sin adscripción política, como es mi caso, es demencial e increíble. Por favor, corríjame si me equivoco.
Resulta que unos señores peritos, parece ser que considerados muy eficientes en su trabajo, realizan una analítica de una sustancia y emiten un informe que, resulta obvio señalarlo, respaldan con sus firmas y por lo tanto se responsabilizan de él.
Dicho informe tendría como destino final su evaluación por el juez que lo había requerido para incorporarlo a un sumario abierto.
Como una de las aseveraciones, me da lo mismo si importante o no,no le gusta a sus superiores orgánicos éstos requieren a dichos peritos para que alteren su informe.
Como los peritos se niegan, su jefe orgánico, que no lo es por tener de la materia un conocimiento superior y no ser además competente para realizar personalmente el análisis, decide por su cuenta y riesgo, aunque sea con el placet o ruego de otro superior a él, alterarlo, manipularlo y presentarlo como si él mismo hubiera hecho las pruebas necesarias para su elaboración. Y ya puesto, falsea el libro de registro donde debe constar el número o reseña oficial del informe.
¿Es así hasta ahora o yo soy gilipollas y lo entendido justo al revés?. Pues vamos con las conclusiones.
- Hay un juez que sin más justificación que la que le sale de las bolas decide entrar en éste asunto, que nadie le ha encomendado y para el que no es competente. Llama a los peritos citándolos a declarar como testigos, para lo que obviamente no llevan abogado, les cambia, una vez en sus manos, la condición a inputados, les interroga como tales, sin la presencia de abogados y, para rematar la faena, aún cuando ha sido advertido de que el caso no es para él y pasa a otro juzgado, prepara unas declaraciones explosivas y emite un dictamen, que nadie le ha pedido, exonerando al jefe que ha falseado el informe y engañado respecto a su autoría. ¿OK?.
Sigamos. Si según el mismo SUP, dicho jefe obró correctamente de acuerdo al protocolo vigente, les hago dos preguntas:
a) ¿Qué necesidad había entonces de chapucear también el libro de registro?.
b) ¿De esa forma trabajan vds en la policía?.¿Metiendo mano en informes que elaboran expertos para dejarlos a su gusto?.¿Consideran vds. que el juez no está capacitado para entender un informe y necesita que vds se lo "expliquen"?.
Entonces no tendrán reparo alguno en aceptar que si cualquiera de vds. va, por ejemplo al especialista de corazón y éste le prescribe unas pruebas a ejecutar por un radiólogo, y el informe de tal radiólogo no le gusta al gestor jefe de él, pues dicho gestor jefe modifique el informe y se lo envíe al especialista de corazón.¿Verdad que si se trata de su corazón lo verían de tra forma?.
Estoy convencido de que una buena mayoría de policías trabajan de otra manera, lo que me da tranquilidad como ciudadano, pero también como ciudadano me inquieta la posibilidad, creo que muy remota, de que un hipotético informe en el que yo me viera hipotéticamente involucrado pasara por sus manos.
¿Y se califican vds. así mismos de profesionales?. Como no sea para trabajar en la serie de la "Loca academía de policía", ya me dirán.
Eso sí. Hasta ahora no veía yo nada claro que el PSOE estuviera involucrado en la bestialidad del 11M, aunque se hubiera visto beneficiado de rebote, pero después de lo que estoy viendo, y bastante vale como botón de muestra la cagada que vds. acaban de organizar con semejante chapuza por un simple detalle sin importancia, empiezo a pensar que río que suena agua lleva y qué desmán no serán vds. capaces de ejecutar en documentos o pruebas más sustanciosas.
Ni habiendo hecho la carrera en Burundí, con perdón, sería más chapucera su conducta.
 
¿El rostro es el espejo del alma.....?
 
Ramirez el Bueno: Don Pedro J. Ramirez.......
 
A ciudadano cabreado:
Comparto cada punto y coma de tu comentario.
Al principio pensé que el jefe de los peritos actuó por su cuenta y riesgo, movido por afinidades políticas, queriendo así apantallar una infamación inocua que podría crecer como una bola de nieve en los medios de la conspiración.
Pero es muchísimo peor, esta historia viene de "arriba", y desde arriba también han mandado a Garzón para pararlo.
LOS DE ARRIBA ESTAN JODIDOS, POR QUE ESTO NO ES UNA REPUBLICA BANANERA-
...A LA CARCEL!!!!!
Y NO POR FALSEDAD EN DOCUMENTO PÚBLICO
…A LA CARCEL POR COLABORACION CON BANA ARMADA
 

Publicar un comentario en la entrada



<<A página principal

This page is powered by Blogger. Isn't yours?