«Yo estaba durmiendo, no pude desplazarme a ningún sitio»

17-02-07



JUICIO POR UNA MASACRE / El interrogatorio

«Yo estaba durmiendo, no pude desplazarme a ningún sitio»


Zougam responde a Olga Sánchez que fue uno de sus empleados quien vendió las tarjetas a «dos personas con pinta de traficantes»

Extracto del interrogatorio que la fiscal Olga Sánchez realizó ayer a Jamal Zougam, acusado de colocar las bombas que estallaron el 11 de marzo de 2004.


Olga Sánchez.- Cuando usted fue detenido el día 13 de marzo de 2004. ¿En qué trabajaba?

Jamal Zougam.- Teníamos un locutorio en donde éramos socios yo, Mohamed Bakali, y mi hermano...
(.../...)

O. S.- ¿Cuándo conoció usted a Serhane Fakhet [El Tunecino]?

J. Z.- No le conozco.

O. S.- ¿Qué explicación tiene para que uno de sus socios diga que El Tunecino iba frecuentemnete a buscarle al locutorio, y si no estaba usted, se marchaba?

J. Z.- No he escuchado esta declaración de mi compañero. He escuchado una declaración en la que dijo que vino una vez a preguntar por mí. Puede ser que haya venido por algún tema de mi trabajo, y de paso ha preguntado por mí [...].

O. S.- ¿A finales del mes de enero de 2004, no le arregló usted unos teléfonos a El Tunecino?

J. Z.- No. Según... Hay una persona que venía a arreglar los teléfonos a la tienda. Éste es Khalid Seimi. Pero El Tunecino es posible que haya venido alguna vez a arreglarlos, nosotros estamos abiertos para todas las personas [...].

O. S.- ¿De qué conocía usted a Jamal Ahmidan [El Chino]?

J. Z.- No le conozco.

O. S.- ¿No es cierto que estuvo en su tienda y que llamó a su locutorio unos días antes de los atentados del 11 de marzo?

J. Z.- Mohamed Bakali y Abdelajid Zbakh declararon eso en la comisaría. Incluso Abdelajid llamó por teléfono a la Policía [...] y dijo que vinieron dos personas a la tienda a comprar 10 tarjetas, que se las vendió él, y que esas personas tenían pinta de traficantes o de comerciantes.

O. S.- ¿Le proporcionó usted a El Chino las tarjetas telefónicas de la compañía Amena...

J. Z.- Si no lo conozco no se lo puedo proporcionar [...].

O. S.- ¿A partir del 25 de febrero del año 2004 recuerda si vendió, proporcionó, dio a alguna persona más de 10 tarjetas a la vez...?

J. Z.- En la tienda mi trabajo no es vender tarjetas porque este trabajo lo hacen Bakali y Zbakh.

O. S.- ¿Enseñó usted a El Tunecino, a El Chino o a otra persona a sincronizar los teléfonos y a programar la alarma despertador que haría funcionar el modo vibración?

J. Z.- No puedo enseñar lo que yo no sé.

O. S.- ¿Le mostró el interior del teléfono donde se tenían que unir los cables del detonador?

J. Z.- No.

O. S.- ¿Sabe que, de las tarjetas vendidas [en su locutorio], siete se encendieron bajo el repetidor de la localidad de Morata de Tajuña, y una de ellas se recuperó en la bolsa con un artefacto explosivo en la madrugada del día 12 de marzo de 2004 en la comisaría de Puente de Vallecas?

J. Z.- Bueno creo que mi detención... se rompió mi presunción de inocencia por esta tarjeta. O sea, sé que se ha encontrado esa tarjeta en una mochila en Vallecas.

O. S.- ¿Recuerda usted a qué hora llegó a su tienda el día de la comisión de los atentados de Madrid, el día 11 de marzo de 2004?

J. Z.- Un poco más tarde... Llego normalmente a las 11.00 horas. Ese día tardé un poquito en aparcar [...].

O. S.- ¿Dónde estuvo las primeras horas de aquel día?

J. Z.- Aquel día me levanté alrededor de las 10.00 horas. Y desayuné y vine a trabajar, como todos los días.

O. S.- ¿Estuvo con el grupo que partió de Chinchón a la estación de trenes de Alcalá de Henares, o con el otro grupo que salió de Leganés hacia la misma dirección?

J. Z.- Yo nunca había oído Chinchón hasta que fui detenido, y después, de escucharlo por las noticias.

O. S.- ¿No recuerda la palabra Chinchón? ¿Y Morata de Tajuña?

J. Z.- Ni Morata de Tajuña ni Chinchón.

O. S.- ¿Cómo y con quién se desplazó a Alcalá de Henares o a las estaciones donde primero cogió el tren que explosionó en la estación de El Pozo, y luego el tren que explosionó en la estación de Santa Eugenia?

J. Z.- Yo estaba durmiendo, y si estoy durmiendo con mi familia en casa, no puedo desplazarme a ningún sitio.

O. S.- ¿Qué explicación tiene para que le hayan reconocido cuatro personas distintas en el interior de estos dos trenes que explosionaron aquella mañana?

J. Z.- Sí tengo explicación. Al ser detenido, y puesto en los medios de comunicación, me han reconocido porque me han visto por la televisión; entonces, si me han visto, es normal que si te ven una vez te vuelven a reconocer. Aquí hay una persona que declaró el día 12, pero según su testimonio, estaba en el piso de abajo y la mochila se puso arriba o sea que, desde un punto de vista, cualquier niño sabría que es incorrecto, es falso, es mentira.

O. S.- ¿Cuándo conoció a Hasan Haski?

J. Z.- A esta persona no la conozco. Nunca le he visto.

O. S.- ¿Tiene alguna explicación para que esta persona dijera días después de los atentados que había sido su grupo Hamma, entre los que estaba usted, el autor de los hechos de Madrid?

J. Z.- Ellos pueden hablar lo que quieran, pero yo no les conozco.

O. S.- ¿Ha conocido usted a Mohamed Almallah?

J. Z.- No, no no le he conocido y no le conozco.

O.S.- ¿Qué explicación tiene para que haya un contacto telefónico entre usted y Mohamed Almallah?

J. Z.- Una persona llamó desde mi teléfono a ese número [...].

Gómez Bermúdez.- Vamos a aclarar un episodio. Usted dice que cuatro personas, según afirma el Ministerio Fiscal, le reconocen y que puede ser por la televisión y que hay una en concreto que le vio, se supone, en un tren, y dice que la mochila estuvo abajo cuando estaba arriba o viceversa. Relate su versión.

J. Z.- [...] Me pareció un testimonio equivocado porque esta persona dice que ha visto a una persona dejar una mochila en el vagón de abajo, y la mochila explotó en el piso de arriba.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma