'Manolón' asegura que Trashorras no le alertó sobre 'El Chino'

27-03-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La trama asturiana

'Manolón' asegura que Trashorras no le alertó sobre 'El Chino'


El ex minero le dijo en tres ocasiones al inspector que el 11-M lo perpetraron «los moritos»


FERNANDO LAZARO

MADRID.- El inspector Manuel García, ex responsable del grupo de Estupefacientes de Avilés, aseguró ayer que el ex minero José Emilio Suárez Trashorras no le dio absolutamente ningún dato sobre El Chino hasta después de los atentados del 11-M.

Este mando policial compareció a última hora de la tarde de ayer y únicamente respondió a las preguntas del Ministerio Público, que en esta ocasión fue representado por el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza. Su interrogatorio continuará durante la mañana de hoy.

García, conocido como Manolón, explicó que conocía a Suárez Trashorras desde 2001, tras su detención por la operación Pípol. Aseguró que el ex minero se ofreció para colaborar con él a cambio de que lograra que su cuñado Antonio Toro pasara las Navidades de aquel año con su familia.
(.../...)

A partir de entonces, con una cadencia de una operación al año, el ex minero aportaba al inspector informaciones sobre tráfico de estupefacientes que permitían desmantelar organizaciones criminales. Negó que durante la relación de «colaboración» le hubiera hablado en alguna ocasión del tráfico de explosivos en Asturias, o de que él estuviera relacionado o conociera a alguien que se dedicara a ello. Unicamente le dio datos sobre tráfico de drogas. Manolón aclaró que el ex minero no era un confidente, sino un colaborador con el que mantenía «una relación casi familiar».

Y como dato para avalar que Trashorras no le daba ninguna información sobre explosivos, el mando de Avilés aseguró que, en 2002, las Jefaturas de Policía de Oviedo y de Gijón pusieron en marcha una operación conjunta en la zona de Avilés para investigar una denuncia sobre tráfico de explosivos. Manolón no obtuvo nada en esta operación, que se cerró al no poderse concretar la denuncia, explicó. No obstante, sí explicó que en la denominada operación Pípol, tras la que le captó como informador, a la trama a la que pertenecía Suárez Trashorras, además de 60 kilos de explosivos, se le incautaron también 96 detonadores y 16 cartuchos de dinamita. Por cierto que, según el testimonio de Manolón, Trashorras le dijo que había sido una mala operación policial porque se habían dejado en algunos pisos varias partidas de cocaína y de hachís.

Declaró que una de las operaciones que facilitó permitió detener a uno de los antiguos miembros de la banda del propio Suárez Trashorras. Se trataba de José Ignacio Fernández Díez, Nayo, quien alertó del tráfico de explosivos que dirigía este ex minero cuando estuvo en prisión, antes del 11-M, y avisó también de que la trama del ex minero pretendía vender dinamita a ETA.

El inspector de Avilés, en un interrogatorio dulce y sin apreturas del fiscal, pasó de refilón sobre los comentarios que Suárez Trashorras le hizo sobre «los moritos» antes del 11-M. Explicó que, en una ocasión (no supo concretar la fecha, como casi ninguna), le contó que había bajado con su entonces novia Carmen Toro a ver a unos amigos «moros» a Madrid porque habían tenido familia y les llevaban un regalo.

Sólo tras el 11-M, Suárez Trashorras le habló de El Chino. En concreto, según el testimonio del inspector, el mismo día 11, en un bar, se le acercó y le dijo que los atentados habían sido obra de «los moritos». El mando policial de Avilés no le dio ninguna importancia al comentario, comentario que se repitió al día siguiente (cree) y tampoco le dio importancia. Fue el día 15, cuando por tercera vez le repitió que la acción es obra de los moritos, cuando el inspector le preguntó que en qué se basaba. Y Suárez Trashorras le dijo que uno de los «moros» con lo que él hablaba le llamó antes del 11-M y le dijo que si no hablaban en la tierra ya hablarían en el cielo; y que ya no había podido volver a hablar con él. Fue entonces cuando el inspector se puso en contacto con Madrid, según su testimonio, para contar estos datos, por su utilidad. Pero para entonces ya estaban en Asturias dos funcionarios de la Comisaría General de Información investigando la trama asturiana. Declaró que fue él el que citó a Suárez Trashorras en la comisaría el día 17 para que sus compañeros de Madrid pudieran hablar con él. «Yo estuve en parte de la reunión, pero por la tarde ya no volví», explicó. De hecho, explicó que de su «colaborador» se hicieron cargo durante todo aquel día los funcionarios de Madrid. Dijo que en ese encuentro también estuvo un funcionario de la Jefatura Superior de Policía de Asturias y un agente del Centro Nacional de Inteligencia. Aseguró que estuvo al principio de la reunión, pero que luego se fue a su despacho. Manolón sostuvo ayer que durante esa reunión, Suárez Trashorras no dijo nada de que El Chino le hubiera contado que los etarras detenidos en Cuenca con una furgoneta repleta de explosivos eran sus amigos.

El fiscal Zaragoza le citó uno por uno los presuntos implicados en la trama asturiana y le preguntó a Manolón si su informador le habló de ellos antes del 11-M. El inspector negó a todas las preguntas. No le habló de nadie antes de la masacre.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma