Banner QSVTV

 

 

   La paz sin honor no es paz, es rendición.

 
Estadisticas y contadores web gratis
Oposiciones Masters

        

  Image hosting by Photobucket

    Escribeme

   
 

   Prensa Digital 
Apycom Java Applets
Links solidarios
Apycom Java Applets

Links 

Apycom Java Applets
Otras  bitácoras
Archivos




4.6.07

 

«La nitroglicerina no ha venido volando»

 


04-06-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La entrevista / CARLOS ROMERO BATALLAN / Perito químico del 11-M

«La nitroglicerina no ha venido volando»


Este especialista, que en la actualidad está terminando su tesis doctoral en la Universidad de Salamanca, rechaza de plano la teoría de la contaminación esgrimida por el jefe de la pericia, el funcionario policial Alfonso Vega, y recuerda que el Tytadin es el único explosivo que tiene nitroglicerina y dinitrotolueno

ANTONIO RUBIO

MADRID.- Se llama Carlos Romero Batallán, es licenciado en Química, máster en Medio Ambiente, etnólogo, diplomado en plásticos y cauchos y, en la actualidad, con 63 años, está terminando su tesis doctoral en la Universidad de Salamanca. También es el perito judicial del 11-M que localizó restos de dinitrotolueno (DNT) y nitroglicerina (NG) en las muestras de los trenes de la muerte y el que ha cuestionado, junto a sus compañeros de parte, el trabajo que en 2004 realizaron los Tedax y la Policía Científica.

La pericia, que ha durado tres meses y medio y donde participaron ocho expertos (dos policías, dos guardias civiles y cuatro técnicos que representaban a los defensores y acusadores), ha tenido momentos de tensión y enfrentamientos entre las diferentes partes.

(.../...)

Pregunta.- ¿Es cierto que hubo fuertes enfrentamientos entre ustedes (peritos de parte) y los expertos oficiales?

Respuesta.- Sí, es cierto que ha habido pequeños incidentes o accidentes dentro de la pericia. Podemos decir que roces no ha habido, pero sí momentos de tensión técnica.

P.- ¿Esa tensión entre partes fue más intensa tras descubrir ustedes restos de DNT y nitroglicerina?

R.- Sí, podemos decir que hay dos tiempos en la pericia. Uno antes de descubrir el DNT y la nitroglicerina y otro, después. Recuerdo que el dinitrotolueno apareció en los primeros avances (primera semana de febrero de 2007), luego localizamos la nitroglicerina (el pasado 20 de marzo), y eso ya fue más, mucho más, que el DNT.

El perito Romero Batallán, prudente, no quiere extenderse en más detalles, pero su sonrisa delata que aquel momento debió de ser cumbre. EL MUNDO sabe que Alfonso Vega, jefe de la pericia y funcionario policial, se negó, al principio, a asumir lo que estaba viendo, aunque, finalmente, tuvo que claudicar y reconocer: «Sí, hay restos de nitroglicerina». Eso significaba que en aquel momento la versión oficial se venía abajo.

P.- ¿Y qué ocurrió entonces?

R.- Bueno, Maxam (la empresa que fabricó la Goma 2 ECO) tenía como componente de la Goma 2 EC el dinitrotolueno y podría haber habido contaminación, entre comillas, pero cuando sale la nitroglicerina ya no había ninguna explicación.

P.- La fábrica de explosivos acaba de informar que la nitroglicerina no es componente de la Goma 2 EC desde 1992.

R.- Sí, es así, y no se fabrica desde el año 1992. Podemos decir que queda totalmente desbaratada la teoría de la contaminación.

P.- Pero la fiscal ha planteado en sus conclusiones que la aparición de la nitroglicerina es producto de la contaminación y que no se utilizó en la explosión.

R.- Pues la nitroglicerina no ha venido volando. Y, además, hay que recordar que Maxam no fabrica Goma 2 EC, que sí tenía DNT, desde el año 2002. Por lo tanto, no es posible la contaminación de DNT ni de nitroglicerina. El Tytadin sigue siendo el único que tiene nitroglicerina y DNT.

P.- ¿Qué ocurrió cuando pidieron los restos de solutos?

R.- Cuando pedimos los restos de las aguas de lavado con acetona (todas las muestras excepto una fueron lavadas) y no se nos dieron, a mí me produjo una repugnancia química. Es decir, cuando un químico analiza cualquier asunto, hace una disolución que pasa por unos equipos de medidas y lo que procede es reservarla. Pues aquí no estaban reservadas y, además, hicieron una cromatografía en capa fina.

P.- ¿Qué es la cromatografía de capa fina?

R.- Una técnica muy rudimentaria, de andar por casa. Es como el predictor que utilizan las señoras para saber si están embarazadas.

P.- ¿Si hubiera habido más muestras se podría saber el explosivo utilizado por los terroristas?

R.- Sin lugar a dudas habríamos tenido una aproximación mayor que la que hemos tenido ahora. Pero las muestras tendrían que ser muestras no lavadas con agua y acetona, como la M-1 (restos de polvo de extintor donde se detectó nitroglicerina, componente del Tytadin).

P.- Usted plantea en su informe que existe «una mayor similitud entre el cromatograma de la muestra M-1 y la dinamita Tytadin que con la Goma 2 ECO». ¿Qué faltó para que se llegara a esa conclusión?

R.- Sí, yo dije que a la vista de lo que aparecía en el primer foco, en el M-1, entendía que tenía mucha similitud con el cromatograma que reproduce una dinamita de la marca Tytadin. Si hubieran aparecido otras dos o tres muestras no lavadas con esa misma evidencia, la cosa se habría aclarado mucho más. Lo que pasa es que desde el punto de vista científico no se puede extrapolar una muestra frente a 22 (en total fueron 23 y sólo una no estaba lavada con agua y acetona), pues nos echaríamos encima a toda la comunidad científica.

P.- Usted reflejó en su informe que sería interesante o necesario «encontrar más focos para poder hacer otras analíticas» y hablaba de «restos de prendas u objetos personales que llevasen las víctimas». Una de las defensas planteó obtener nuevas muestras de las vigas de la estación de Atocha, y el tribunal lo ha rechazado.

R.- Creo que con ésa u otras pruebas podríamos saber cuál era el explosivo utilizado. Todos los elementos que sean absorbentes tienen más capacidad. Por ejemplo, en los trenes estaban los asientos que tenían gomaespuma y, sin embargo, no había ninguna muestra.

P.- ¿Analizaron algún resto de ropa de las víctimas?

R.- No, no había ningún resto de ropa.

P.- Cuando ustedes, los peritos de parte, expusieron sus conclusiones en la vista oral fueron cuestionados por algún abogado de la acusación. Incluso, llegaron a preguntarles qué experiencia tenían con explosivos.

R.- Ésa es una pregunta absurda, aunque entiendo que la tenga que hacer una persona de letras que no tiene los conocimientos de un técnico en ciencias. Pues no hace falta tener conocimientos en explosivos para saber interpretar una analítica. Sólo hace falta saber hacer análisis cualitativos y cuantitativos por cromatografía, estretofonometría, etcétera, es decir, todas las técnicas modernas y, además, se da la circunstancia de que por mi tesis doctoral las estoy manejando y las tengo al día.

P.- Un informador escribió recientemente y tras su exposición en la vista oral que «está claro que su misión es ésa, defender a quien le ha contratado».

R.- No me merece ningún respeto ni ninguna consideración la persona que sea capaz de decir que un perito judicial está manipulado o condicionado.

P.- También han cuestionado quién le paga por su peritaje.

R.- Llevo muchísimos años en las pericias judiciales y he intervenido en varios juicios como perito judicial. En este caso concreto, quien me llama es un abogado de oficio y, por lo tanto, se entiende que quien al letrado es el Ministerio de Justicia. Por tanto, el mismo que a mí y, por eso, he presentado mi minuta a los órganos correspondientes del Ministerio de Justicia.

P.- Y han insinuado, maliciosamente, que usted introdujo en su informe «la posibilidad de que estallase Tytadin para saber a quién sirve».

R.- No puedo decir nada más que lo que aparece en los análisis, y así se lo hice saber a los abogados que me propusieron. Pues quien me nombró fue el tribunal del 11-M. Además, cuando acepto el cargo, juro que voy a cumplir fielmente la función de perito judicial. Les dije a los abogados que no iba a tener ninguna prioridad ni ninguna tendencia. Soy un profesional, y lo único que he hecho ha sido tenerlos informados de lo que iba ocurriendo en la pericia. Punto.

EL MUNDO ha podido saber que los abogados Antonio Alberca, defensor de Rafá Zouhier, y José Luis Abascal, letrado de Jamal Zougam y Basel Ghalyoun, no conocían a Carlos Romero Batallán cuando solicitaron que se convirtiera en perito de parte. Los letrados consiguieron el nombre de Carlos Romero del listado de peritos que aparecía en el Colegio de Abogados de Madrid y contactaron con él telefónicamente el último día hábil para nombrar perito.

P.- ¿Qué tal se ha llevado con sus compañeros de pericia?

R.- Bien, bien. Y quiero aprovechar para resaltar la discreción con que Gabriel Moris [uno de los peritos de parte] ha llevado su asunto personal. Si no hubiera sido por una determinada prensa, yo no me habría enterado de que Moris era vicepresidente de la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo y que perdió un hijo en los atentados. Por cierto, la recusación de una parte de los abogados me pareció una bobada y así lo entendió el tribunal.

P.- Pero algo pudo influir en la forma de actuar del señor Moris.

R.- Él buscaba la verdad, como la hemos buscado todos. Es posible que otros la hayan buscado sin razones. Además, durante la pericia, nadie se ha planteado de qué parte o por quién venía, de las víctimas o de las defensas.

P.- Durante tres meses y medio tuvo que haber alguna diferencia entre ustedes.

R.- Bueno, cuando íbamos a tomar café, los peritos de la Guardia Civil casi siempre venían y los de la Policía lo hacían en muy contadas ocasiones.

P.- Y, por último, ¿cómo se entiende que la Guardia Civil se negara a firmar un informe conjunto con la Policía y que en la vista oral cambiara radicalmente su postura?

R.- A mí me extrañó esa reacción, ese cambio y así lo resalté durante la pericia que hicimos en la vista oral delante del tribunal.

Se da la circunstancia de que el pasado 15 de mayo, cuando los peritos tenían que firmar el informe definitivo, los técnicos de la Guardia Civil y de la Policía tuvieron un fuerte enfrentamiento verbal porque los primeros se negaron a seguir a los segundos. Alfonso Vega, jefe de pericia y el experto que defiende la teoría de la contaminación del DNT y la nitroglicerina, quería que los miembros del Instituto Armado incluyeran en su informe el concepto «contaminación», pero sus compañeros sólo accedieron a incluir el término «alteración».

Etiquetas: ,


This page is powered by Blogger. Isn't yours?