La otra teoría de la conspiración

3-12-06



La otra teoría de la conspiración



Pulsar para ampliar

CASIMIRO GARCIA-ABADILLO

Demos por hecho que El País y ABC dicen la verdad cuando, sobre la trama de la Goma 2, señalaban ayer a fuentes de Interior, policiales y judiciales como origen de su particular relato de los hechos.

Según estas fuentes, un grupo de policías, entre los que se encuentra un ex miembro de la Comisaría General de Información que participó activamente en las investigaciones sobre el 11-M, urdieron un «montaje» (dice El País) «diseñado con EL MUNDO» (añade ABC) para vincular la aparición de un paquete con 5,5 kilos de Goma 2 con el 11-M (teoría de El País) o para «ocultar sus actividades delictivas» (ABC atribuye directamente un delito de encubrimiento a EL MUNDO).

(.../...)

Lo más curioso es que, según El País, los policías protagonistas del montaje «para alimentar la teoría conspirativa del 11-M» (titular de primera página del citado diario), a sabiendas de que sus teléfonos estaban intervenidos, hablaron con periodistas de EL MUNDO e insistieron en vincular la aparición de la Goma 2 en las cercanías de Leganés el pasado 15 de agosto con la masacre de los trenes. Si lo hicieron así, ¿eran tontos? ¿Estaban a caso tendiendo una trampa a EL MUNDO?... Otro aspecto llamativo es que en ninguna de esas informaciones se dice de dónde salió la Goma 2 y los detonadores que contenía la bolsa. Hay que recordar que 5,5 kilos son suficientes para hacer saltar por los aires un vagón de tren: esa cantidad fue la que contenía la mochila que los Tedax hicieron estallar en la estación de El Pozo justamente el 11-M.

Pero parece que ese pequeño detalle (que unos policías trafiquen con gran cantidad de Goma 2) no es importante, como tampoco que dos de los policías detenidos estaban investigando esa trama. Por eso, la versión de ambos medios carece de sentido: ¿por qué los policías, si formaban parte de una trama, iban a proporcionar la información a EL MUNDO si, al hacerlo, iban a acelerar su propia detención?

Sin duda, lo que nos cuentan El País y ABC es una teoría de la conspiración muy peculiar. Hasta ahora, EL MUNDO no ha sostenido ninguna teoría de la conspiración para explicar el 11-M. Simplemente, se ha limitado a señalar las contradicciones del sumario, sus puntos oscuros, su falta de consistencia en cuestiones clave, etcétera.

La teoría de la conspiración, hasta hace poco, era un cliché fabricado por Interior y difundido con entusiasmo por sus terminales mediáticos, para desacreditar el trabajo periodístico de EL MUNDO. Sin embargo, desde hace unas semanas, sus teóricos han asumido su propia teoría de la conspiración.

Vayamos a los hechos. Cuando EL MUNDO publicó las pruebas de la falsificación del informe de los peritos de la Policía Científica en el que se establecía un vínculo entre el 11-M y ETA, las mismas fuentes (Interior, la Policía...), a través de los mismos medios, dijeron también que era «un montaje», asumiendo como hecho incontrovertible que tres de los mejores peritos de la Policía Científica participaron en una conspiración para vincular falsamente el 11-M con ETA.

Se daba así por bueno que en los cuerpos de élite de la Policía había funcionarios dispuestos a mentir con tal de fabricar una teoría falsa, para perjudicar al Gobierno socialista.

Pues bien, ahora sucede lo mismo. Las mismas fuentes, a través de los mismos medios, dan por hecho que policías (alguno de reconocida capacidad y solvencia profesionales) han puesto en riesgo sus carreras, su credibilidad y su libertad para alimentar las teorías conspiratorias sobre el 11-M.

Algunos destacados miembros de los Tedax han revelado a este periódico el clima de caza de brujas que existe en la unidad a raíz de las informaciones de EL MUNDO. Por lo visto, también entre ellos hay otro nutrido grupo de conspiradores. Otro tanto ocurre en la Comisaría General de Información, donde algunos se cuidan de utilizar cabinas porque sus móviles están intervenidos.

Pues bien, esas mismas fuentes y esos mismos medios, que dan por hecho que existen numerosos y destacados policías capaces de fabricar montajes con el fin de alimentar la supuesta teoría de la conspiración, se rasgan las vestiduras ante la «increíble tesis» (hasta ahora no sostenida por EL MUNDO) de que hubo miembros de las Fuerzas de Seguridad que colaboraron con los autores materiales del 11-M.

Es decir, que, según Interior y sus medios favoritos, hay una teoría de la conspiración y una auténtica conspiración. La primera es fruto de la maldad de unos periodistas capaces de mentir hasta la naúsea y obsesionados por desprestigiar a los Cuerpos de Seguridad y derribar al Gobierno. La segunda es un hecho absolutamente contrastado y creíble. La primera es desestabilizadora porque desacredita los poderes del Estado. La segunda sirve para desenmascarar a los medios desestabilizadores y para prestigiar a las fuerzas del orden y la Justicia. ¡La repanocha!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El paisillo = ABC de Carcalejos

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma