Una compleja trama aún sin esclarecer

7-12-06



BAJO SOSPECHA / El análisis

Una compleja trama aún sin esclarecer


El juez Del Olmo no aclara quién robó los cinco kilos de Goma 2 ECO localizados en agosto en Madrid y para qué iban a ser utilizados

EL MUNDO

Las investigaciones judiciales y policiales iniciadas tras la aparición en Leganés (Madrid) de cinco kilos de Goma 2 tienen aún muchas lagunas. El auto del juez Del Olmo corrobora las informaciones publicadas por este periódico, según las cuales tras el explosivo se podía encontrar una mafia policial. Del Olmo detuvo a siete personas, cuatro de ellas policías. A dos les acusa, entre otros delitos, de tráfico de explosivos y de drogas. Y a los otros dos, de revelación de secretos a EL MUNDO. En el auto, apunta que los datos revelados se referían a las investigaciones policiales sobre la trama. En ningún punto se habla ni de los atentados del 11-M ni de 'extrañas maniobras' entre EL MUNDO y los policías. El juez reproduce las conversaciones entre el periodista y un policía.


MADRID.- La investigación comenzó el pasado mes de agosto, cuando fueron localizados cinco kilos de Goma 2 ECO en Leganés (Madrid). Inicialmente, se trataba de desentrañar un extraño caso sobre tráfico de explosivos. Pero el juez Del Olmo aprovechó las circunstancias para perseguir a policías que presuntamente hablaron con un periodista de EL MUNDO para desvelar la trama criminal.
(.../...)


ACTO PRIMERO

Aparecen cinco kilos de Goma 2 ECO en agosto en Leganés

El 19 de agosto pasado, el diario EL MUNDO desvela que había sido detenido un correo que debía entregar cinco kilos de Goma 2 ECO cerca del piso donde murieron los presuntos autores del 11-M. El correo abrió el paquete al retrasarse su contacto y, al ver que eran explosivos, avisó a la Policía. Este periódico destacó la coincidencia entre el material localizado y el que, al parecer, fue utilizado en la masacre de Madrid. Al día siguiente trascendió que la investigación la llevaba Del Olmo y que había tomado declaración a todos los protagonistas. Ese día se supo también que el que había alertado del explosivo era un confidente.

ACTO SEGUNDO

Una primera versión de los implicados difícil de entender

Según los primeros datos que recopiló la investigación, el confidente Manuel Romero, en la noche del 15 de agosto, se puso en contacto telefónico con el policía González Clares, El Moro, para decirle que tenía en su poder dinamita y detonadores. En una farragosa versión incorporada en el auto, se indica que El Moro avisó a dos miembros de la Udyco. En el auto no se aclara si el explosivo se lo entrega el confidente a El Moro en casa de este último, ni dónde está el paquete cuando llegan los agentes de la Udyco. Estos agentes también están imputados por el juez en la causa. Tras el descubrimiento del explosivo en el interior de una bolsa, los policías allí desplazados alertaron al 091 para que se trasladaran a la zona las unidades especializadas policiales, incluidos los Tedax y la Brigada Provincial de Información de Madrid.

En sus declaraciones iniciales del pasado mes de agosto, Manuel Romero aseguró que fue un tal Adolfo Rodríguez quien le entregó los explosivos. El juez tomó declaración a todos y los dejó en libertad.

ACTO TERCERO

Los pinchazos desvelan una trama policial

Pero ya nada está claro y el juez, tal y como detalla el escrito judicial, autoriza la intervención telefónica del confidente policial que tiene en su poder el explosivo y de la persona que en ese momento se presumía que se lo había dado. Además de por el cruce de llamadas, los investigadores constatan la implicación en esta trama de los autores iniciales y lo corroboran con las graves contradicciones que existen entre sus versiones tras el hallazgo de la dinamita en agosto y tras ser detenidos.

El auto deja clara la participación directa en toda la trama de los explosivos tanto de González Clares como de su confidente y de la mujer de este último. Pero, en ningún caso, el auto del juez construye una teoría sobre cuál era el destino final de los explosivos. De hecho, la deja en el aire y sólo pone sobre la mesa las contradicciones entre sus versiones. Aún no se sabe, pues, de dónde fueron robados los explosivos ni quién los robó, ni mucho menos cuál era su fin, qué estaba previsto que pasara o en manos de quién iba a acabar la Goma 2 y los detonadores localizados en agosto en Leganés.

Algunos medios apuntaron que se trataba de un montaje del propio policía para ganarse el favor de los agentes de la Udyco central para poder blindarse en sus actividades ilícitas. Esta teoría no ha quedado plasmada en el auto del juez. Incluso, se insinuó que podría tratarse de un montaje para vincular ese hallazgo de la Goma 2 con el 11-M. En algunos medios se apuntó que algunos de los implicados en esta trama de explosivos, pese a saber que sus teléfonos estaban pinchados, se pusieron en contacto con un periodista del diario EL MUNDO para aportar datos. Según el escrito del juez, los policías implicados en la trama mafiosa no tuvieron ninguna relación con EL MUNDO.

ACTO CUARTO

Implicados en un falso delito para implicar a una rusa

Y es fruto de estas investigaciones policiales y judiciales sobre el caso del tráfico de explosivos cuando los agentes de la Brigada Provincial de Información se encuentran ante el caso de un falso delito contra una ciudadana rusa provocado por varios de los ahora encarcelados.

En concreto, los agentes González Clares y Luis López Hidalgo detuvieron el 19 de octubre pasado a una ciudadana rusa a la que le intervinieron casi un kilo de cocaína. En esta trama también estarían implicados el confidente de la Goma 2, Manuel Romero, y su mujer, Isabel García.

Todos ellos estuvieron en contacto con el abogado Gerardo Hermoso, ex suegro de esta ciudadana rusa, 14 días antes de la detención de la mujer. Y la sospecha es que el ex suegro ideó con El Moro una maniobra para colocarle la droga a la rusa, detenerla y encarcelarla. El objetivo del letrado: lograr la custodia de sus nietos. Según el auto, el agente López Hidalgo estaba al tanto de todo, pero no diseñó el delito. Por esta actuación, los ahora encarcelados por estos hechos recibieron no menos de 50.000 euros.

La rusa estaba ya en prisión, pendiente de juicio, cuando se destapó esta trama. Tras las preceptivas consultas judiciales, esta mujer quedó en libertad.

ACTO QUINTO

Un acusado de desvelar secretos impulsa la investigación

Aparece Funci. Según describe el juez Del Olmo en el auto, los días 2 y 3 de noviembre de 2006, un funcionario de la Brigada Provincial de Información tuvo reuniones con Celestino Rivera, Funci, encarcelado ahora bajo la acusación de revelación de secretos. Según el auto, en estas reuniones, Funci pretendía «facilitar información que obraba en su poder sobre la incautación el 15 de agosto de algo más de cinco kilos de explosivos».

Poco después, González Clares recibe informaciones de una persona «relacionada con Celestino Rivera» que hacen sospechar a los investigadores que este último estaba recibiendo datos sobre las pesquisas contra aquél. En sus comunicaciones intervenidas, González Clares indica que «está preparado para la guerra, que a ver si estos pencos que le tienen pinchado el teléfono lo escuchan, que están dedicándose ahora a dar su nombre y apellidos a los delincuentes...», indica el auto.

En otra conversación, con su hijo, indica que «una persona» le ha contado que esa semana iban a ser detenidos y que esa misma persona le dijo también que la mujer de Manuel Romero ha declarado que fue José [en referencia a González Clares] quien le ha dado el explosivo, «según le dice esta persona a Funci, que se lo ha dicho el de la Brigada, y que el juez decretará su detención» y «que sabe que todo esto saldrá en la prensa, que ya tienen hasta un titular y todo».

Pese a la pésima redacción de Del Olmo, se entiende que alguien avisa a González Clares de que Funci, con quien le une algún tipo de enemistad, ha conocido sus conductas delictivas, y pretende informar de ellas a la prensa. Esto descarta que Funci participase de alguna manera en la trama mafiosa, y confirma que se habría limitado a destaparla.

En ese momento, según detalla el auto, «se produjo una ampliación en el objeto de las iniciales investigaciones. Se autoriza la intervención del teléfono móvil de Celestino Rivera».

EPILOGO

Seguimiento y control de los contactos con EL MUNDO

A raíz de estas investigaciones se detecta, según el auto, que Celestino Rivera «mantiene una relación constante con el periodista del diario EL MUNDO Fernando Lázaro y que está teniendo contactos para preparar una información que saldrá en este periódico relativa al asunto de los explosivos intervenidos el 15 de agosto». El juez detalla que el día 27 de noviembre «se produjo una cita entre ambos a la que acudió igualmente Antonio Parrilla [en prisión también, acusado de revelación de secretos]». «Los funcionarios que realizaron las vigilancias observaron que encima de la mesa del bar donde se produjo el encuentro se podían ver varios documentos (aunque sin distinguir lo que había escrito en ellos)».

El juez indica el número de móvil del periodista y el modelo de su vehículo particular y referencia hasta 14 comunicaciones entre el policía y el periodista (telefónicas y a través de SMS). El juez no detalla ningún contacto más con el agente Antonio Parrilla. De las conversaciones se puede deducir que el afán de Celestino Rivera, que se muestra convencido de que la Brigada Provincial de Información quiere archivar las investigaciones sobre la mafia policial, es empujar la actuación policial contra los sospechosos de traficar con la Goma 2.

En el auto judicial no hay ninguna referencia, ni directa ni indirecta, a que los agentes acusados de revelación de secretos estuvieran urdiendo una trama para que se publicaran datos falsos sobre el 11-M.

EL MUNDO publicó el pasado 30 de noviembre que la Policía estaba investigando una trama policial dedicada a traficar con Goma 2 ECO.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El policía encarcelado, Sr. Parrilla ha presentado un recurso denunciado lo que ha su juicio supone la INCOMPETENCIA MANIFIESTA del Magistrado del Olmo en el presente caso.....

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma