Un falso delito para implicar a una rusa a cambio de 50.000 euros

6-12-06



Un falso delito para implicar a una rusa a cambio de 50.000 euros


MADRID.- Parece el guión de una película de cine negro. Los protagonistas, los dos agentes destinados en la Comisaría de Móstoles presuntamente implicados en la trama mafiosa. Se trata de González Clares, El Moro, y López Hidalgo, Rompepuertas.

Según relata el auto del juez Juan del Olmo, ambos agentes son sospechosos de haber participado en una actuación delictiva, por encargo, cuyo fin era quitarle la custodia de sus hijos a la ciudadana rusa Svetlana Murinova para que quedaran en manos de su abuelo, el abogado Gerardo Hermoso, también encarcelado por su supuesta implicación en la trama.

(.../...)

Aunque el auto no lo detalla, fuentes de la investigación señalaron a EL MUNDO que el letrado contrató a los agentes para que realizaran un trabajo sucio. A cambio de algo más de 50.000 euros, los dos agentes debían «embarrar» a una ciudadana rusa, casada con el hijo del abogado. Éste pretendía quedarse con la custodia de sus nietos.

La resolución de Del Olmo indica que los agentes utilizaron a Isabel García, la mujer del confidente policial Manuel Romero, que habría entregado a la ciudadaba rusa un paquete. A la zona se acercaron, como si pasaran de forma accidental, los dos agentes ahora encarcelados. Pidieron la identificación a esta mujer y registraron su vehículo. En el paquete había un kilo de cocaína.

La ciudadana rusa fue inmediatamente detenida. El abogado se quedó con la custodia de sus nietos y los agentes se llevaron más de 50.000 euros por el trabajo.

De las conversaciones telefónicas que recoge el auto parece deducirse que parte de esa suma fue a parar a Manuel Romero y a su esposa.

Tras desvelarse la trama policial y realizarse las comprobaciones judiciales pertinentes, se puso en libertad a la mujer rusa, que había sido detenida por un falso delito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma