El juez, a Ahbar: «Diga lo que sabe, si es que sabe algo de verdad»

08-05-07





JUICIO POR UNA MASACRE / Un testimonio sorprendente

El juez, a Ahbar: «Diga lo que sabe, si es que sabe algo de verdad»

Acusaciones y defensas consiguen debilitar la credibilidad del testigo, que además afirma que se siente «comprometido con la causa» islamista

M. M.

MADRID.- «No le estamos preguntando su opinión, le estamos preguntando lo que sabe, si es que sabe algo de verdad». Hasta donde le permite su papel de presidente del tribunal del 11-M, el magistrado Javier Gómez Bermúdez dio ayer claras pistas sobre cuál es la credibilidad que le merece el preso islamista Kamal Ahbar, que el pasado viernes comenzó a ofrecer en el juicio una sorprendente versión sobre los atentados.


El interrogatorio de ayer corrió a cargo de las acusaciones particulares y las defensas, que contaron con la ventaja de haber podido estudiar lo declarado tres días antes. Así, lograron que en varios puntos de su declaración el testigo se mostrara más inseguro o variara lo afirmado el viernes. (.../...)

Particularmente, cuando se alejaba del aspecto por el que fue arrestado y del que sí parecía aportar datos más fiables: la huida de los cuatro acusados que se encuentran en busca y captura.

Ahbar añadió ayer algunos detalles sobre la jornada de Leganés que no encajan con lo recogido en la causa. Según su versión, el huido Afalah salió del piso en torno a las 12.00 horas para enviar un fax de reivindicación. Detectó algo sospechoso y avisó a la célula. El Chino salió a comprobar la situación y «hubo un intento de detención» cuando entró en una tienda. El testigo no explicó cómo regresó Jamal Ahmidan al piso, donde acabó muriendo.

Respecto al procesado al que la Policía sí asegura haber visto huir, Abdelmajid Bouchar, dijo que «no estaba en el piso». Su nombre se sumaba a la lista de exculpados, en la que se incluye a todos los musulmanes.

Para respaldar la veracidad de sus declaraciones, el testigo subrayó que sus propias palabras le estaban incriminando. No obstante, cuando el abogado de Antonio Toro, Juan Carlos Herranz, le preguntaba, Ahbar hizo otra confesión que le delataba: «Yo me siento comprometido a defender esta causa [en relación al terrorismo islamista]».

Por lo demás, la declaración de Ahbar provocó un altercado en el habitáculo blindado, cuando Rafá Zouhier respondió desairado a las mofas que le dedicaron otros procesados.

El enfrentamiento estuvo motivado porque, según publicó ayer EL MUNDO, algunos acusados que se encuentran con Ahbar en la prisión de Alcalá Meco -como Mohamed Larbi, Rachid Aglif, Fouad Morabit o Basel Ghalyoun- le habrían influido para que incriminase a Rafá Zouhier en la trama de los explosivos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma