Los peritos contradicen a la fiscal y mantienen que «el emir del 11-M» fue 'El Chino' y no Belhadj

10-05-07





JUICIO POR UNA MASACRE / El comienzo de la fase pericial / Día 34

Los peritos contradicen a la fiscal y mantienen que «el emir del 11-M» fue 'El Chino' y no Belhadj

JOAQUIN MANSO

El comisario José Cabanillas se muestra tajante y afirma que no existe ninguna relación entre ETA y el 11-M. Asimismo, señala a 'El Chino' como el jefe militar de Al Qaeda en Europa. Ayer también se supo que el responsable de la cadena de custodia de la mochila de Vallecas, el inspector Alvarez, finalmente no declarará.


MADRID.- Los dos peritos que elaboraron el informe general de la Policía que consta en el sumario del 11-M mantuvieron ayer que «Abu Duhana al Afgani, portavoz militar de Al Qaeda en Europa», la autoridad que ordenó ejecutar los atentados y en cuyo nombre se reivindicó la matanza, es Jamal Ahmidan, El Chino. Contradice así la tesis de la fiscal Olga Sánchez, que sostiene que esa identidad debe atribuirse al acusado Yusef Belhadj, y señala al suicida como jefe logístico de la célula islamista de Madrid.

Uno de esos técnicos, el comisario jefe José Cabanillas, precisó que, aunque habían contemplado la posibilidad de que fuese Belhadj, se habían inclinado finalmente por El Chino. El perito fundamentó esa posición en que, en el vídeo reivindicativo en el que aparece Jamal, éste se expresa «como emir, hablando en nombre propio». «Él era el emir. La conclusión más lógica es que sea Jamal Ahmidan», zanjó. (.../...)

Esta conclusión coincide con la del informe, que ayer se leyó en la sala, en la que se especifica que «Jamal Ahmidan deja clara su condición de emir, apareciendo escoltado y con los atributos de un líder islamista: el Corán y la sterling [el subfusil]: líder religioso y militar». En Abu Duhana, continua el documento, «se mezclan dos sueños de este personaje [El Chino], manifestados en otras ocasiones: ser vanguardia del islam y haber luchado en Afganistán».

Su identificación como Abu Duhana es el dato más relevante que permite a la representante del Ministerio Público acusar a Belhadj de ser uno de los autores intelectuales de la masacre (el juez instructor sólo lo había procesado por pertenencia a banda armada y conspiración para atentar), aunque también destaca otros. Particularmente, que habría indicado a la célula de Madrid el día de los atentados cuando utilizó esa fecha para comprar dos teléfonos móviles en octubre de 2003, y que a finales de febrero de 2004 viajó a España desde Bélgica y mantuvo contactos con algunos miembros del grupo que atentó en Madrid.

Previamente, Cabanillas, a quien el ex director general de la Policía Agustín Díaz de Mera acusa de manipular un supuesto informe que vincularía a ETA con el 11-M, había repasado los distintos comunicados que se habían producido atribuyéndose la autoría de la matanza. De tres de ellos (el vídeo que apareció junto a la mezquita de la M-30 el mismo 11-M, el que se encontró en los escombros de Leganés y el fax manuscrito por El Tunecino que se envió al diario ABC el 3 de abril), se responsabiliza la célula española, autodenominada Escuadrón de la Muerte. De los otros dos, sendos correos electrónicos remitidos a dos diarios árabes con sede en Londres, las Brigadas de Abu Hafs el Masri (nombre que Osama bin Laden da al aparato militar de Al Qaeda).

No obstante, Cabanillas señaló que había «sintonía» entre unos y otros que le llevaban a concluir que tenían la misma inspiración: Al Qaeda. Al respecto, también citó a la web de contenido islamista Global Islamic Media, de la que dijo que había jugado «un papel capital» en el 11-M como medio de intercambio de comunicaciones.

Asimismo, relató que los islamistas habían explicado su celeridad en reivindicar los atentados en que «el factor tiempo es muy importante para acabar con el tirano innoble de Aznar», en relación a su pretensión de «alterar el curso político de las elecciones en España».

El comisario también reconoció que le llamó la atención que Bazar Top, la tienda que vendió los móviles que se utilizaron el 11-M, sólo hubiese anotado, en tres años, los imei de los que usaron los terroristas. «A mí, de alguna forma, sí que me extrañó. ¿Por qué apunta esos concretos y no otros?», se preguntó.

El presidente del tribunal fue especialmente insistente sobre esta cuestión, hasta que el perito ofreció su explicación: Rakesh Kumar (el indio que regentaba el bazar) tenía su domicilio en el portal de al lado de los primos de El Chino Hicham y Hamid Ahmidan (imputado y procesado por el 11-M, respectivamente). «Sin duda», dijo, ese lugar era frecuentado por Jamal, por lo que «no se puede descartar algún nivel de conocimiento» entre Rakesh y los terroristas, que habría llevado al indio a sospechar. En su declaración, el dependiente aseguró que los móviles los habían adquirido dos personas «que hablaban en búlgaro».


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma