'El Egipcio' dice que la voz que afirma haber ideado el 11-M no es la suya

27-02-07



Juicio del 11-M / Día 6

'El Egipcio' dice que la voz que afirma haber ideado el 11-M no es la suya


MANUEL MARRACO

MADRID.- Rabei Osman, El Egipcio, supuesto ideólogo del 11-M, negó ayer haberse atribuido «el proyecto» de los atentados de Madrid, como se desprende de lo grabado por la policía italiana y que sirve de base a la Fiscalía para solicitar para él casi 40.000 años de prisión.

Según dijo, la calidad de lo captado por los micrófonos instalados en su casa de Milán es muy deficiente y la traducción es incorrecta. Su abogado fue exponiendo ante el tribunal las sucesivas barreras con las que pretende evitar que esas grabaciones le condenen como autor de la masacre: son nulas, no se escuchan con claridad, no es el acusado quien habla y, en todo caso, lo que se oye no puede interpretarse como una implicación en el 11-M.
(.../...)

El presunto ideólogo de los atentados de Madrid compareció ayer por segunda vez ante el tribunal. En esta ocasión, para aclarar las grabaciones que le implican en los hechos. Su testimonio y el de otros presuntos islamistas dan casi por cerrada esta etapa del juicio y abren otra dedicada a esclarecer la 'trama asturiana'

El Egipcio ya ha sido condenado por la Justicia italiana como miembro de una organización terrorista, por lo que las acusaciones necesitan demostrar su intervención concreta en el 11-M para obtener una nueva condena. El elemento fundamental con el que cuentan son las conversaciones entre El Egipcio y Yahia Mamad, detenido en la misma operación y a quien supuestamente intentaba adoctrinar: «Escúchame Yahia, ten cuidado y no hables, la operación entera de Madrid fue mía [idea mía] [...] Fueron de los más queridos amigos [...] Cayeron mártires que Alá les tenga en su misericordia. El hilo de la operación de Madrid fue mío, ¿entiendes? Los trenes [...]».

La segunda comparecencia de El Egipcio ante el tribunal del 11-M abrió ayer la sexta jornada del juicio. El pasado 15 de febrero, la Sección Segunda de la Audiencia Nacional aceptó aplazar hasta ayer el interrogatorio de la defensa para que el acusado y su abogado, Endika Zulueta, pudieran escuchar las cintas. Después de hacerlo, su abogado confirmó que en los próximos días entregará al tribunal un nuevo informe que incorpora traducciones alternativas a los pasajes más comprometidos. El informe comenzó a elaborarse el jueves en la Audiencia, donde El Egipcio, su abogado y los intérpretes de la Audiencia han estado escuchando las grabaciones.

Respecto a la nulidad de las escuchas, se extiende tanto las telefónicas como las ambientales. Las primeras, por haberse iniciado antes de contar con autorización judicial; las segundas, porque la legislación española no permite colocar micrófonos en los domicilios.

El abogado pidió al acusado que diera su opinión: «Escuché esta grabación con mi abogado a lo largo de la semana más de cinco veces, y lo que está claro es que no se entiende nada, porque hay mucho ruido. Esa voz no es mía, no soy el que habla en absoluto. Además, las traducciones son defectuosas en un 80%. Se oye una voz, pero no es mi voz».

«¿Le dijo usted a Yahia que usted fuera el 'hilo' de los atentados de Madrid, que fue proyecto suyo?», insistió el abogado. «El que habla en la grabación nunca ha dicho eso y yo nunca he dicho cosa igual, yo condeno esta acción terrorista», respondió.

Sí admitió, al igual que ante la policía italiana y el juez Juan del Olmo, una conversación mantenida el 24 de mayo de 2004 con Mourad Chabarou, condenado recientemente en Bélgica como miembro de una organización terrorista. En ella, Osman citaba expresamente a sus «hermanos» El Tunecino -fallecido en Leganés- y Fouad Morabit, otro procesado. La transcripción aportada al escrito de acusación de la Fiscalía dice: «Hay tantas de esas cosas que quiero decirte [...] se han ido todos [...] todo ese grupo está con Dios».

Según explicó, con grupo quería decir los conocidos en España que resultaron implicados en el atentado. Una prueba de su falta de relación con la masacre era que creyera que su amigo Morabit era uno de los suicidas. Lo único que hizo, según explicó ayer, fue informar a Chabarou de lo que había oído en televisión unos momentos antes: «¿Te has enterado de las cosas que sucedieron ahí? Quiero decir, en el país [...] y tú conoces al grupo entero [...] Mourad, tú sabes las noticias ahí [...] los chicos, nuestros amigos, estuvieron con ella [la operación]. Serhane y todos los hermanos [...] Juro por Alá [...] Ahora todos están en el Cielo».

El Egipcio sugirió que se habían malinterpretado sus palabras. Como ya sucedió con Benedicto XVI, dijo, en referencia al revuelo causado el año pasado por sus palabras sobre el islam. También resaltó que cinco de los menos de nueve minutos de esa conversación sólo se referían a sus problemas matrimoniales.

A lo largo del interrogatorio, la defensa fue dibujando un panorama en el que el acusado difícilmente podía dar un paso sin que lo supieran las Fuerzas de Seguridad españolas, francesas o italianas: «¿Le comunicaron que su móvil y las cabinas de alrededor de su casa y los locutorios cercanos habían sido intervenidos, que tuvo intervenido su correo, que le siguieron las 24 horas, que le pusieron tres micrófonos en cada una de sus casas e incluso en el calabozo de la comisaría?»

ORDEN EN LA SALA

INTERPRETACION «SUCESIVA»

El presidente del tribunal, Javier Gómez Bermúdez, volvió ayer a llamar la atención a los intérpretes de árabe, interrumpiendo el interrogatorio a Mohamed El Egipcio, porque los traductores no estaban haciendo su trabajo como es debido y esto provocaba demasiada demora en el desarrollo de la vista.

Cuando el abogado de El Egipcio, Endika Zulueta, llevaba 40 minutos interrogándole, Gómez Bermúdez advirtió que los intérpretes no estaban haciendo una traducción simultánea y suspendió la vista durante 10 minutos para hablar con ellos en su despacho.

El primer día de juicio, el pasado 15 de abril, Gómez Bermúdez ya tuvo que llamar la atención a los traductores al estimar que no estaban «muy finos» y les tuvo que recordar que debían realizar una traducción simultánea y no «sucesiva».

MIRADAS TENSAS

Javier Gómez Bermúdez aconsejó ayer a dos acusados en la trama asturiana de los explosivos -Antonio Iván Reis y Sergio Alvarez, que se encuentran en libertad provisional- que eviten situaciones de tensión con las víctimas que asisten a la vista oral.

El presidente del tribunal los llamó a su despacho en un receso después de que la presidenta de la Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, Pilar Manjón, denunciara verbalmente ante el tribunal que, el pasado miércoles, las miradas de uno de estos acusados y de una víctima se cruzaron en un momento determinado, siendo malinterpretadas por ambos. A la salida del juicio, coincidieron en el Metro y el incidente continuó.

Reis y Alvarez se enfrentan a una petición de la fiscal de ocho años de cárcel para cada uno por asociación ilícita y suministro de explosivos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma