Allí, a los pies de los caballos


22-06-07



JUICIO POR UNA MASACRE / La opinión / ASI LO CUENTAN

Allí, a los pies de los caballos


VICTOR DE LA SERNA

Los informes de las defensas, tras los de las acusaciones, han servido para resaltar más aún que las fases anteriores del juicio del 11-M una diferencia esencial entre las coberturas que 'El País' y EL MUNDO -máximos representantes de las dos visiones, la oficialista y la conspiratoria, de la instrucción- dedican a la vista. Aquí, un reflejo crítico pero sin insultos de lo que van diciendo unos y otros; allí, una constante denigración personal como arma para descalificar (o intentarlo) lo que dicen quienes no concuerdan con la angosta Weltanschauung de ese periódico.

(.../...)

El miércoles resultaron notables las intervenciones de los defensores Endika Zulueta y José Luis Abascal. Del primero escribía Joaquín Manso, en EL MUNDO, que fue «más allá de su mera obligación de reclamar la libre absolución de su patrocinado», El Rulo: «Adornó su discurso con humor fino, frecuentes chascarrillos, guiños a los argumentos que han utilizado las acusaciones, e incluso preguntas al tendido celebradas por una parte del público. Esa contradicción fondo-forma, que llegó a provocar una sonrisa del presidente del tribunal, consiguió, finalmente, ser hiriente, como lo delataba la expresión adusta con que la fiscal Olga Sánchez siguió el informe».

Luis del Pino apuntaba por su parte: «Aún más brillante fue la exposición de José Luis Abascal, en el escrito de defensa de Basel Ghalyoun. Vapuleó literalmente a Olga Sánchez».

En El País, en cambio, azufre para todo el mundo. Ernesto Ekaizer menciona displicentemente los argumentos finales que «van soltando» las defensas y que coinciden mayoritariamente en que «algo importante tuvo que fallar para que los terroristas yihadistas pudieran acometer con éxito el atentado del 11-M». Él, Ekaizer, lo tiene clarísimo: lo único que falló fue -¿lo adivinan?- el incompetente Gobierno de Aznar, hoy «en el banquillo virtual».

El encargado de reírse de los abogados es esta vez Pablo Ordaz. De Abascal: «Por la tarde, cinco letrados -cinco, uno detrás de otro- se fueron durmiendo durante la intervención de José Luis Abascal, el defensor de Jamal Zougam y Basel Galhyoun [sic]. Y eso que Abascal, principal baluarte del bulo de la conspiración, venía anunciado en los carteles como la gran estrella del día». De Zulueta: «Hasta ahora, Zulueta era conocido por defender a okupas y a insumisos. [...] Tres meses y medio más tarde y 50 sesiones después, Zulueta se subió ayer el estrado con un traje de Roberto Verino -el primer traje de su carrera profesional-, camisa blanca y corbata oscura. [...] Era su graduación. Había pasado en sólo 50 lecciones del pañuelo palestino a la toga de Armani».

Apostilla Germán Yanke en 'ABC': «Desde el punto de vista del observador, el interés de un juicio está en la confrontación de las versiones». ¡Pues no digamos el interés de la cobertura periodística de un juicio como éste!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma