Suicidio, no homicidio

18-05-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las declaraciones

Suicidio, no homicidio


Los forenses que examinaron los cadáveres de Leganés no hallaron ningún indicio que descartara la hipótesis que les planteó la Policía

MANUEL MARRACO

MADRID.- Los forenses que examinaron los cuerpos de los islamistas fallecidos en Leganés aseguraron ayer que no detectaron ningún elemento que les llevase a concluir que no se trató de un suicidio. Ante el tribunal del 11-M, los expertos indicaron que trabajaron «con la hipótesis» que les había dado la Policía y que su tarea consistió en buscar elementos que la descartaran. No aparecieron, como sí lo hicieron los que refutaban el homicidio o el accidente.


Sus respuestas intentaban aclarar las dudas planteadas por algunas defensas y acusaciones, que sugerían la posibilidad de que los siete islamistas de Leganés no hubieran saltado por los aires voluntariamente. Entre otros aspectos, los letrados preguntaron por la aparición de restos de sangre entre los escombros y por el tipo de heridas que mostraban los cadáveres.

(.../...)

La responsable del Instituto Anatómico Forense, que se hizo cargo de la identificación de los cadáveres del 11-M, también hizo referencia a Leganés. «Hay una gran diferencia entre nuestros 191 muertos y los muertos de Leganés», dijo Carmen Baladía, «porque en los nuestros no había signos indiciarios de un suicida terrorista». A continuación, explicó que fue la Policía Científica la que se hizo cargo de la ropa de las víctimas, que podía ser empleada para un nuevo análisis de explosivos.

También compareció el forense que hizo dos autopsias del geo fallecido en Leganés, una tras la explosión y otra después de que su tumba fuera profanada. Ayer declaró que algo le había parecido «muy curioso». «No era un trabajo de profesionales, era algo muy burdo, una superchería». En cuanto al objetivo de la profanación, explicó que, a su juicio, no se había hecho para que desaparecieran vestigios que hubieran quedado en el cadáver.

Por su parte, y a preguntas de la fiscal Olga Sánchez, el perito de la Audiencia Nacional Juan Miguel Monge indicó que no había detectado ningún caso de torturas entre los detenidos por el 11-M. «Alguno alegó que le habían dado collejas y tirado de los pelos», dijo. La fiscal quiso que recordara la pregunta que le hizo Jamal Zougam cuando fue a hacerle un reconocimiento tras su detención. «Me preguntó quién había ganado las elecciones».

En la primera declaración de la mañana, el tribunal escuchó que ya son 1.841 los lesionados de los atentados, 17 más que los heridos computados en el auto de procesamiento, pero algunos menos de los que, según las asociaciones personadas en el juicio, deberían constar como tales.

Inmediatamente después de la breve declaración del forense que comunicó la nueva cifra, llegó el relato de un nigeriano, Kenneth Odey. Lo hizo con acento inglés, el de la voluntaria de una ONG que le ayudó a vencer su miedo a la Policía para visitar un hospital. Fue ella, y no el nigeriano, la que ayer se sentó en la silla de los testigos para defender que Kenneth Odey sí es una víctima, como mantiene la Asociación de Víctimas del 11-M. Estuvo en el tren de la estación de El Pozo y durante meses guardó la ropa con la sangre de los heridos que ayudó a evacuar.

También la asociación 11-M Afectados por el Terrorismo rebatió los criterios seguidos para excluir a otras posibles víctimas a las que representa. Además, compareció el padre del acusado Abdelmajid Bouchar. Su declaración fue breve pero rotunda. Dijo que su familia había venido «a trabajar, no a matar» y que el resto de la gente les daba igual, incluida la de Irak. «Por mí que los maten a todos», dijo.

Ayer estaba prevista la declaración desde Italia de Yahia Mawed, el joven al que, según la Policía, El Egipcio captó para la yihad. Hubo vídeoconferencia, pero no sirvió de nada porque se negó a testificar. Probablemente, su declaración no hubiera arrojado mucha luz, como no lo hizo la del 10 de febrero de 2005, cuando el juez Juan del Olmo y la fiscal Sánchez viajaron a Milán para interrogarle. «Nunca oí a Rabei hablar del atentado en Madrid y no me ha dirigido las frases que se me han leído», dijo entonces.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma