El tribunal comunica que prevé el final de la vista para el 3 de julio


14-06-07



JUICIO POR UNA MASACRE / Las conclusiones de la acusación popular

El tribunal comunica que prevé el final de la vista para el 3 de julio


J. M.

MADRID.- Tres de julio, visto para sentencia. La previsión más favorable contempla la posibilidad de que la vista oral por los atentados del 11-M concluya en la víspera, el 2 de julio, por la tarde. Así lo comunicó ayer el tribunal a las partes en una reunión celebrada en el receso de la mañana, en la que expuso el plan de trabajo que, si no surgen imprevistos, se seguirá las próximas dos semanas.


El juicio se reanudará el próximo lunes, y continuará hasta el miércoles en sesiones de mañana y tarde. Excepcionalmente, se habilitarán las mañanas del jueves y el viernes, y la semana siguiente no habrá sesión hasta el miércoles 20, de nuevo desde las 10.00 horas hasta las 20.00, como también el jueves 21 y el viernes 22.
(.../...)

También ayer, el tribunal decidió que los ocho procesados que no están encarcelados continúen en libertad provisional, según indicaron a Servimedia fuentes jurídicas.

Se trata de Carmen Toro, Iván Granados, Javier González El Dinamita, Emilio Llano, Raúl González El Rulo, Sergio Alvarez Amokachi, Antonio Iván Reis Jimmy, Mohamed Moussaten y Saed Harrak.

Tras conocerse los cargos definitivos que les imputan la Fiscalía y las distintas acusaciones, algunas partes solicitaron que se celebrasen las correspondientes vistillas para revisar su situación procesal.

En ellas se debatió el ingreso en prisión, el pago de fianzas, o la libertad provisional en el caso de aquellos acusados para los que se han producido significativas modificaciones en los años de prisión solicitados por las acusaciones.

Sin embargo, el tribunal ha decidido no variar la condición de estos procesados que, pese a estar en libertad, tienen que acudir cada día a las sesiones de la vista oral.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma