COMENTARIOS LIBERALES 'Don Virtudes'FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

29-06-07



COMENTARIOS LIBERALES

'Don Virtudes'


FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

Cuando el PNV se pone virtuoso es casi peor que cuando se echa al monte. Ocho meses después, ocho, de participar en una reunión secreta con ETA y el PSOE para decidir el futuro de Navarra, Josu Jon Imaz ha decidido contar lo que pasó en aquella tenida a lo Zugarramurdi que acabó en fracaso, dice, porque los etarras se empeñaron en imponer a los socialistas «un chantaje a punta de pistola» para la anexión inmediata de Navarra al euskoparaíso abertzale.

(.../...)

A lo mejor, lo que ha mantenido callado como un difunto a Imaz durante todo este tiempo es la impresión, que todavía le dura, de ver a los etarras tratando de imponer un chantaje o cualquier otra coacción a punta de pistola. Porque es la primera vez. Nunca habían chantajeado a nadie, y menos a punta de pistola. Por ejemplo, Lemóniz. Por ejemplo, Miguel Angel Blanco. Por ejemplo, Hipercor. Por ejemplo, los casi 1.000 cadáveres que ha dejado a su paso la banda etarra, esa misma con la que el PNV comparte objetivos, estrategia y, no pocas veces, incluso táctica. Por ejemplo, los 200.000 vascos que han tenido que abandonar su tierra acosados por las perversas pistolas etarras y las virtudes peneuvistas, tantas veces coincidentes.

Al virtuoso Imaz debe de pasarle algo parecido a lo que le sucedía a la Reina María Cristina, madre de Alfonso XIII, que fue conocida en su tiempo como Doña Virtudes. Durante toda su vida, que fue larga, persiguió sañudamente a la bellísima cantante de ópera que fue la amante de Alfonso XII y madre de sus hijos desde mucho antes de que éste remediara su viudez con la severa austriaca, aunque, según confesó al Duque de Sexto, la que realmente le gustaba era la madre. La de María Cristina, claro. Pues hasta los dos hijos nacidos del aria del adulterio fueron igualmente perseguidos social y económicamente por la pía Doña Virtudes, que por la noche se convertía en Doña Encono. Luego, supongo que se confesaba, comulgaba, y se ponía de nuevo a odiar y perseguir de nuevo a la bella prójima. Y así, durante décadas. O sea, como los del PNV con el clero afín, que les perdona todo y ni siquiera les exhorta a cambiar de conducta.

Pero este Don Virtudes Retrospectivas debería recordar el Pacto de Estella, que firmó el PNV con ETA cuando temió que la movilización popular tras el martirio y asesinato de Miguel Angel Blanco -10 años ya-, perjudicara a todos los nacionalistas y no sólo a los etarras. Entonces no le molestó tanto el chantaje al que sometió la banda al Gobierno de Aznar, como lo prueba su alianza con los chantajistas.

Entonces, nada de lo que hacía ETA a punta de pistola, que era todo, le parecía tan mal como dice que le parece ahora. Entonces, todo el PNV se echó en brazos de los pistoleros. Y ahí sigue.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

EL CHULO TXAPOTE

Los agujeros negros XIII - La dinamita fantasma