La mitad de los españoles piensa que el alto el fuego no garantiza que ETA haya renunciado a la violencia

30-05-06



SONDEO SIGMA DOS / El 67% se opone a la legalización de Batasuna si no condena expresamente el terrorismo / Una amplia mayoría se niega al acercamiento de presos antes de que concluya la negociación con ETA

La mitad de los españoles piensa que el alto el fuego no garantiza que ETA haya renunciado a la violencia


VICTORIA PREGO

MADRID.- Los españoles no se fían de casi nada y de casi nadie en materia de terrorismo. Ni creen que sea verdad que ETA ha dejado definitivamente de matar, por mucho que haya declarado un alto el fuego, ni creen las versiones oficiales que dicen que no se ha establecido con los terroristas ningún tipo de pacto, ni comparten la opinión del presidente según la cual ha llegado el momento de hablar con la banda porque el alto el fuego permanente se ha verificado ya como cierto.
(.../...)

Los datos que se desprenden del sondeo de Sigma Dos para EL MUNDO componen un panorama ciudadano seriamente crítico con el modo en que se están desarrollando los acontecimientos en este proceso para acabar con la violencia terrorista. Lo primero que sucede es que la mayoría de los electores consultados no espera que este anuncio de ETA de alto el fuego permanente vaya a desembocar en un verdadero final de la violencia. El 50,1% de ellos lo ve así, frente al 39,2% que, en el cómputo global, piensa que sí, que esta vez podemos estar de verdad ante el comienzo de la desaparición del terrorismo en nuestro país. Examinadas por segmentos, las respuestas en las que la desconfianza es mayoritaria corresponden a hombres, mujeres, jóvenes (los más escépticos de todos entre el grupo de edades) y, por recuerdo de voto, a los votantes del PP, con un 72,4% de contestaciones dominadas por la falta de confianza en el resultado final de todo este proceso.

El votante del PSOE, sin embargo, se divide casi por mitades a la hora de hacer el acto de fe que es necesario para ser optimista en este punto. El 48,6% de los seguidores socialistas se muestra convencido de que estamos ante el principio del fin, y en ese optimismo se ven acompañados por los simpatizantes de Izquierda Unida (53,8%). Pero es que los votantes del PSOE que no se lo creen alcanzan el 41%, porcentaje que es idéntico entre los simpatizantes escépticos de IU. Unos porcentajes sorprendentemente altos, habida cuenta de lo mucho que el Gobierno pide respaldo pleno a sus decisiones por parte de la opinión pública y del principal y, en la práctica, único, partido de oposición.

¿Y por lo que se refiere a la idea de que haya habido ya pactos secretos entre el Gobierno y la banda? Como se sabe, ésta es una hipótesis negada una y otra vez por el equipo gubernamental en todos sus niveles y por el propio presidente Zapatero en persona.Y, sin embargo, la población tampoco se cree esto. El 49,5% de ciudadanos está convencido de que los representantes gubernamentales han alcanzado a estas alturas ciertos acuerdos con los terroristas que incluyen nada menos que cuestiones políticas, algo, insistimos, que siempre se ha negado con auténtica vehemencia por los responsables socialistas. Lo más llamativo de este descreimiento popular es que esa mayoría (49,5%, frente al 29,8% que piensa que eso no es posible) se mantiene en todos los segmentos de respuestas.De manera que aquí nadie discrepa, ni siquiera los votantes del PSOE que, por dos puntos de diferencia (40,1% frente a 38,3%) se inclinan por no dar crédito a las versiones oficiales. La excepción en esta tabla de contestaciones corre a cargo del votante de IU que, como suele ser habitual en estos sondeos, respalda con mayor entusiasmo que los propios simpatizantes socialistas la política del Gobierno. En este caso, los partidarios de IU son los únicos que, por amplia diferencia (48,5% frente a 32,4%) declaran estar seguros de que no se ha pactado con los terroristas condiciones políticas para llegar al final de los asesinatos.

El presidente se ha precipitado al dar por verificado el alto el fuego declarado por la banda. Eso es lo que dicen los resultados de este sondeo de opinión. En este aspecto tampoco los ciudadanos consultados siguen al Gobierno y mantienen sus muy amplias reservas ante el modo en que se están conduciendo las cosas. El 56,5% del cómputo total lo cree así, cree que Zapatero se ha dado más prisa de la aconsejable. Y en eso coinciden todos, se agrupen por género, por edad o por recuerdo de voto. Siendo los más críticos, como es costumbre, los votantes del PP, también entre los votantes de izquierda aparecen sendas mayorías de quienes habrían preferido un poco o un mucho más de cautela a la hora de dar los pasos hacia la apertura de conversaciones por parte del presidente.

En concreto, el votante del PSOE se divide y solamente tres décimas separan a quienes piensan que su líder ha ido demasiado deprisa (44,3%) que los que optan por concluir que lleva una buena velocidad de crucero (44%). Ésta es una muestra más de que la base social y electoral del PSOE vive este asunto, como vive el del Estatuto de Cataluña, con el corazón dividido entre sus opiniones y su lealtad. Los votantes de IU también son críticos en este punto con Zapatero y el 49,2% se muestra en desacuerdo con el ritmo, ciertamente veloz, que el presidente está imprimiendo a sus acciones.

Luego, al entrar ya en las medidas que la democracia podría adoptar en materia de «generosidad justa», como la ha definido el jefe del Ejecutivo, los ciudadanos no están dispuestos a casi nada o a muy poco, por lo menos. Cuando se les pregunta si son partidarios de que Batasuna sea legalizada ya, toda vez que el presidente nos ha comunicado que ha verificado que el alto el fuego es verdad, la respuesta es mayoritaria y unánime: no. No a legalizar a Batasuna nada más que porque ETA haya dejado de matar. El 66,9% lo dice así en la suma total, pero esa proporción se mantiene constante, e incluso superada, por todos los que responden, incluidos los votantes del PSOE (63,4%) y de IU (61,3%). Como era de suponer, el votante del PP se opone también, pero más intensamente (83,8%).

La explicación a todo esto viene en la respuesta siguiente, en la que el 80,4%, un porcentaje aplastante, dice que si quieren ser legalizados, los líderes de Batasuna han de condenar previamente el terrorismo, una condición clarísima para entrar en la legalidad.Y eso lo opinan, de nuevo como un solo hombre, todos los consultados.Es más, los simpatizantes del PSOE son, con un 84,4% aún más exigentes que los del PP, con un 81,3%. Y, sorpresa de las sorpresas, los más intensamente exigentes en este punto son los partidarios de Izquierda Unida, que en un 88,8% reclaman esa condena del terrorismo por parte de Otegi y los suyos.

De manera que por ahí, ni la banda ni sus adláteres van a encontrar ni la menor comprensión ni la más mínima cesión, por parte de la ciudadanía. Pero es que tampoco la va a haber en la gran reclamación eterna de los proetarras: que se acerque a los presos de la banda a las cárceles del País Vasco. Que tampoco, dice la mayoría.El 60% se opone a que el Gobierno tome alguna medida de esa naturaleza.Y, una vez más, hay unanimidad en las posiciones. Jóvenes y viejos, mujeres y hombres, gentes de derechas y gentes de izquierdas, dicen lo mismo y en porcentajes similares... salvo los votantes de Izquierda Unida. En el caso de los simpatizantes de IU, hay un 43,9% que cree que el Gobierno debe tomar esa medida de acercamiento como prueba de buena voluntad, aun antes de que las conversaciones con ETA hayan dado sus frutos, pero hay un 41% de los pertenecientes a ese mismo sector ideológico que se muestra en contra. En definitiva, ninguna medida favorable antes de que los del otro lado, es decir, los terroristas y quienes les apoyan, hayan dado garantías a la democracia de que están arrepentidos y de que no volverán a matar.

Navarra. El futuro de Navarra, que ha encendido la polémica mucho antes de que se aviste un peligro concreto y tangible, está también en las preocupaciones ciudadanas. La gran mayoría (68,8%) se opone a que Navarra entre en el orden del día de una hipotética negociación política entre los partidos. De nuevo se oponen todos, y en proporciones similares, aunque con una mayor claridad por parte del votante del PP. Pero, y aquí está el único elemento en el que los ciudadanos le conceden al presidente el beneficio de la duda, también la mayoría está de acuerdo en que el PSOE nunca va a plegarse a las exigencias nacionalistas aceptando que Navarra se incorpore al País Vasco. De todos modos, hay que señalar aquí, como dato muy relevante, el hecho de que el 34,7% de los consultados prefiere no opinar.

Y, finalmente, ni con violencia ni sin violencia, la mayoría (53,5%) no aceptaría la independencia del País Vasco. Pero, ojo, que aparece un 31,4% que sí está dispuesto a admitirla. No se sabe si como resultado de la conquista definitiva de la tranquilidad o por una pura situación de saturación y hartazgo políticos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los agujeros negros del 11-M.- Links

Manzano dice al juez que al hablar de 'nitroglicerina' no se refería al 11-M